miércoles, 20 de abril de 2022


 

De Starling Marte se proyectó cuando asaltó la Gran Carpa hace ya 11 años que era el paquete todo incluido  más parecido al César Cedeño que enloqueció al béisbol en los 70; un cinco herramientas con defensa premium en el jardín central, con velocidad, capaz de pegar 20 jonrones por campaña, batear promedios altos y un brazo respetable.

Marte, de 33 años, todavía queda lejos del Súper Babby, pero en el tramo ya acumula dos Guantes de Oro, un Juego de Estrellas, con una apreciable línea ofensiva de .289/.345/.451 y está a punto de entrar a un reducido círculo que encabeza Cedeño.

El jardinero de los Mets entró a la acción del lunes a falta de dos bases para convertirse en apenas el noveno dominicano con 300 robos, en momentos en que Grandes Ligas agranda las almohadillas en la búsqueda de recuperar el recurso de la estafa, relegado con la llegada de los batazos de poder a finales del siglo pasado.

Expandir imagen
Infografía

Solo Cedeño (550), José Reyes (517), Juan Samuel (396), Luis Castillo (370), Alex Rodríguez (329), Luis Polonia (321), Rafael Furcal (314) y Franklin Taveras (300) han llegado a la cifra entre los quisqueyanos que han jugado en el Big Show.

Pero cuando se mide la efectividad del grupo, solo el 80% que lograron A-Rod y Reyes es superior al 78% de Marte, que en Queens se uniforma de su quinto equipo. 

Tras ser fichado por los Piratas en 2007 por US$75,000 con 18 años y con quien debutó en 2012 luego pasó por los Diamondbacks, Marlins y Atléticos antes de llegar a la agencia libre por primera vez al concluir la zafra anterior.

Entre los jugadores activos solo Dee Gordon (333), Evis Andrus (318) y Billy Hamilton (314) tienen más que él. De por vida, ocupa el lugar 169 entre poco más de 16,000 jugadores de posición que pasaron por la MLB hasta 2017 con Rickey Henderson como el líder histórico (1,406).

Con dos robos esta campaña, ZiPS proyecta que terminará con 31, lo que le permitiría dar caza a Rodríguez entre los jugadores nacidos de dominicanas.

Nuevos desafíos

Marte llegó en la temporada muerta a unos Mets con ambición al título con un pacto de US$78 millones por cuatro años impulsado por un 2021 donde recuperó el crédito, impulsado por unas piernas que lucieron como en su pico de 2016 cuando se robó 47 cojines.

En solo 120 partidos (afectado por una costilla fracturada), entre Miami y Oakland el nacido en Villa Mella emuló el curso pasado su máximo con 47 robos para convertirse en el primer jugador en la historia con al menos 20 hurtos en cada liga durante una campaña. 

De hecho, nadie robó más que Marte en 2021 (23 de ellas en fila) y el único otro jugador que alcanzó las cuatro decenas fue Whit Merrifield (40) con los Reales de Kansas.

En esos Mets aceitados con la chequera de Steven Cohen, la más grande entre los dueños, el escogidista tiene luz verde del dirigente Buck Showalter para desprenderse de las almohadilla ante el mínimo descuido del lanzador.

En su contra juega su bajo porcentaje de tomar boletos. Marte solo ha negociado 252 bases en su carrera, un 5,2% de las veces que se ha parado en el home plate, lejos del 11% de Alex Rodríguez y casi tres veces menos que el 15.2% de Carlos Santana, el líder entre los quisqueyanos en relación con apariciones y transferencias.