miércoles, 13 de abril de 2022


 

Como un prodigio, un genio del bateo define la revista Spots Illustrated a Juan Soto, a quien coloca en su portada. El veterano analista y escritor Tom Verducci lo define como el mejor bateador desde Ted Williams y hace una comparación con el polaco Frédéric Chopin, un prodigio del piano del siglo XIX cuya elaboración armónica se compara mitos como Mozart y Beethoven.

“¿Qué hace a un genio del bateo?”, pregunta Verducci. “Los fundamentos de los estudios, por ejemplo. Además, con 6' 2", 224 libras, Soto es una maravilla física. Con sus fuertes glúteos y muslos y su amplia postura, es el Coloso de Rodas en la caja de bateo. Solo un terremoto podría derribarlo de su base. Tal firmeza realza su extraordinaria visión. Y si decide balancearse, Soto dispara sus poderosas caderas para desatar su golpe rápido y plano”.

“Hay otra herramienta que convierte a Soto en un caso atípico: su mente. Su habilidad para decodificar a los lanzadores y el giro de una pelota de béisbol es tan inusual que Johnny DiPuglia, el cazatalentos de los Nacionales que firmó a Soto, lo llama "cosas de OVNI", relata el artículo.

Soto comenzó la temporada con 464 partidos de fase regular. En ese momento, solo Williams también tenía 90 jonrones y 350 bases por bolas, y sus totales (Soto tenía 98 y 373; Williams 99 y 375) son inquietantemente cercanos. Al igual que Williams, Soto se destaca por lo bien que ve el béisbol y el juego.

Una tarde, después de un entrenamiento de primavera, Soto explicó en detalle cómo funciona el genio de su mente de bateo. Las historias son tan asombrosas que cuando termina, incluso Soto se da cuenta de que suenan tan absurdas que necesita agregar algo.

“Quiero decir, ¡la gente va a pensar que estoy mintiendo en todo esto!” dice con una risa. “Van a pensar que todo son mentiras. Espero que no. No miento en absoluto. Todo es verdad."

Efectivamente, la leyenda de Soto es toda cierta. Cómo DiPuglia lo sacó de una jaula de bateo empapada de orina ocupada por un vagabundo. Cómo un día embarrado en Clase A Soto, con su barajar, convirtió lo mundano de hacer un lanzamiento en un movimiento característico. Pero especialmente cómo conquista a algunos de los mejores lanzadores al ver el juego en un nivel superior.

“No guardo notas. Está principalmente en mi cabeza”, dice. “Puede ser un movimiento, a veces la forma en que lanzan un lanzamiento, o la forma en que pueden fallar con un lanzamiento y decir, `Oh, eso es mi culpa´. Puede ser cualquier movimiento que hagan que me haga ir, eso es algo”, dijo el dominicano, que comienza su rutina de hacer 75 swings para calentar desde que firmó.

“Nunca quiero que mi bate se aleje de mi cabeza”, explica en una entrevista que tuvo lugar en el campamento de los Nacionales en Florida. “Quiero sentirlo muy cerca de mi cuerpo. Esto me recuerda que sea rápido en la pelota y siempre trabaja un poco a la pelota ".

La sesión termina con Joe Dillon, el coach de bateo de los Nats,  mezclando la velocidad y la ubicación de los lanzamientos. Desde 15 pies de distancia, Soto debe decidir si la pelota es un strike o no. Nunca se equivoca con sus decisiones de swing. Ha estado usando el mismo programa de entrenamiento desde que los entrenadores de bateo de ligas menores, Troy Gingrich y Jorge Mejía, le mostraron en su primer día en el campamento de la Liga Instruccional en 2015.

Soto recibió 145 bases por bolas la temporada pasada a los 22 años. Solo un bateador tan joven tenía un ojo tan agudo: Williams, quien recibió 147 bases por bolas a los 22 años en 1941, año en que bateó .406.

La firma

Soto se enamoró del béisbol por los Medias Rojas y sus estrellas dominicanas, Pedro Martínez, David Ortiz y Manny Ramírez. El joven Juan arrancaba dos hojas de papel de un cuaderno, las arrugaba en una bola, las cubría con cinta adhesiva y representaba solo un juego de los Medias Rojas y los Yankees en un pasillo de su casa.

“Solía vivir en un barrio difícil [en Santo Domingo], y mi mamá no me dejaba salir tan a menudo, así que tuve que encontrar una manera de divertirme”, dice. “Solía lanzar la pelota al aire y simplemente golpearla por el medio y correr alrededor de las bases, de un lado a otro en el pasillo. Y recuerdo haber pensado que eso era todo”.

Soto fue invitado a jugar en los partidos de la Dominican Prospect League en el estadio de Fort Lauderdale en 2015. DiPuglia ya tenía a Soto en su radar.

“Primero al bate, pega un batazo de línea contra la pared en el centro izquierdo”, dice DiPuglia. “Segundo al bate, toma un control deslizante y lo golpea contra la pared en el centro derecho”.

DiPuglia dejó su asiento y se acercó al mánager de Soto. “Déjame tenerlo por un tiempo”, dijo. DiPuglia lo llevó a un túnel de bateo decrépito donde hace años los grandes de los Yankees como Dave Winfield y Don Mattingly bateaban cuando el sitio era el hogar de entrenamiento de primavera del equipo.

“Había un vagabundo allí”, dice DiPuglia. “Le di 20 dólares para que saliera. Apestaba como la orina. fue desagradable Era la única forma en que podía tenerlo a solas para mi informe final. Empezamos a hacer volteretas, solo para reforzar su conocimiento del barril y cómo ajusta sus manos a diferentes partes de la zona”.

Al escuchar los fuertes sonidos del contacto, dos cazatalentos de los Diamondbacks se apresuraron a ver quién estaba blandiendo el bate. Llegaron para ver a DiPuglia estrechando la mano de Soto y su agente, Cristian “Niche” Batista, por un bono de $1.5 millones.

“Golpeó la pelota de un poste de foul a otro poste de foul sin tratar de sacar todas las pelotas como lo hacen la mayoría de los niños”, dice DiPuglia. “Sus ojos son ridículos. Se notaba que tenía buena vista por la forma en que la pelota golpeó su cañón. Muchos muchachos levantan su bate y ven marcas de pelota arriba y abajo del bate. Este tipo desgastó el cañón. Fue increíble".

 

 

CREDITOS A DIARIO LIBRE