sábado, 26 de febrero de 2022


 

Los peloteros y dueños de las Grandes Ligas dieron un primer paso para salvar la fecha inaugural de la próxima campaña, al acercarse el viernes a un acuerdo sobre un sorteo que defina las primeras selecciones en el draft.

El acercamiento ocurrió durante las negociaciones que buscan poner fin al paro patronal, las cuales incluyeron una reunión sorpresiva uno a uno entre el comisionado de las mayores Rob Manfred y el líder sindical Tony Clark.

Aunque no se ha concretado el acuerdo sobre el draft, las conversaciones parecieron avanzar más rápido por vez primera.

La negociación continuará este sábado. Las Grandes Ligas han advertido que el lunes es el último día para lograr un acuerdo que evite abreviar la campaña regular de 162 juegos y que permita inaugurar la temporada el 31 de marzo, como está previsto.

Las mayores han anunciado también la cancelación de los juegos de pretemporada hasta el 7 de marzo. Los encuentros debían comenzar el sábado, pero se habían aplazado ya al 4 de marzo.

Ambas partes sostuvieron tres reuniones el viernes, además de la sesión entre Manfred y Clark. Ello ocurrió después de cuatro días consecutivos de sesiones de negociación, prácticamente infructuosas, que se enfocaron en intercambios de propuestas sobre minucias,

Manfred apareció en las conversaciones por primera vez, hablando con ambos bandos en el Roger Dean Stadium, la casa de pretemporada de los Cardenales de San Luis y los Marlins de Miami.

La delegación de los dueños incluyó a Hal Steinbrenner, socio general administrativo de los Yanquis; Dick Monfort, director general de Colorado; Dan Halem, vicecomisionado de las mayores, y Morgan Sword, vicepresidente ejecutivo.

Clark encabezó a una delegación de jugadores, incluidos Max Scherzer, Andrew Miller y Zack Britton, quienes forman parte de los ocho miembros de la subcomisión ejecutiva de la organización gremial.

En el 86to día de lo que es el noveno paro de labores en la historia del béisbol —el primero desde 1995— los dos bandos seguían distanciados en varios temas económicos clave: como el monto y los topes para llamar el llamado impuesto al lujo, el salario mínimo y el monto de un fondo de bonificaciones para peloteros que se acercan al momento en que pueden recurrir al arbitraje salarial.

El sindicato ofreció el jueves un par de nuevas propuestas, con cambios pequeños en su plan de un sorteo que determine las siete primeras selecciones en el draft amateur. Planteó también un ajuste en la fórmula para que los jóvenes destacados obtengan créditos mediante el que se les cuente un mayor tiempo de servicio en las Grandes Ligas.

Los clubes advierten sin embargo que jamás accederán a conceder un mayor tiempo de servicio, algo que podría adelantar el momento en que un jugador se declare agente libre.

El sindicato busca ampliar las condiciones en que se puede solicitar el arbitraje salarial. Exige también reducir la compartición de ingresos, conceptos rechazados tajantemente por las mayores.

Los jugadores no aceptan que el lunes sea el plazo para salvar la campaña íntegra. Han sugerido que los encuentros que se cancelen pueden compensarse con dobles carteleras, algo que las Grandes Ligas descartan.

Si el lunes transcurre sin acuerdo, la longitud del calendario podría sumarse a los temas de discusión, junto con los salarios y tiempo de servicio que se pierdan.

El sindicato ha dicho a las Grandes Ligas que si se pierden encuentros y salarios, los agremiados no accederán a las propuestas de los directivos, que buscan expandir la postemporada y exhibir publicidad en uniformes y cascos.

Los entrenamientos de pretemporada debieron haber iniciado el 16 de febrero. 

 

DIARIO LIBRE