lunes, 6 de diciembre de 2021


 

David Ortiz está poco o nada preocupado, aunque sí agradecido sobre su posible escogencia al Salón de la Fama del Béisbol de Cooperstown.

“Siempre he dicho que lo que yo podría controlar en torno a eso, yo lo controlé, que fue hacer mi trabajo en el terreno”, dijo Ortiz, exjugador que brilló con los Medias Rojas de Boston y que acumuló 541 cuadrangulares, 1,768 remolcadas, .552 de slugging y un respetable promedio de .286.

Ortiz entró este año por primera vez en la boleta de votaciones, al igual que su compatriota Alex Rodríguez. El asterisco de ser un bateador designado para el Big Papi es una condición que ya quedó atrás, después de que Frank Thomas se convirtió en el primero en conseguir un asiento en Cooperstown en el 2014.

“Ya no importa lo que yo diga, o lo que no diga”, dijo Ortiz, quien participó en una rueda de prensa (camerino de visitantes del Estadio Quisqueya) en el Día de Leyendas, que organizó la Federación Nacional de Peloteros Profesionales, que preside Erick Almonte y que cuenta con el patrocinio principal de Cervecería Nacional Dominicana y Banreservas. La actividad beneficiará al Fondo para la Niñez David Ortiz (Fundación del exjugador), que opera a niños con problemas cardíacos.

 

CREDITOS A DIARIO LIBRE