martes, 3 de noviembre de 2020

Melky Cabrera está en Santiago desde el sábado, entrenándose con las Águilas; el Escogido anunció que Gregory Polanco jugará desde el primer día; Ronald Guzmán ya se concentró con los Gigantes; en La Romana trabaja Domingo Germán y dan garantía de que Gary Sánchez y Miguel Andújar se uniformarán.

Al Licey no para de llegarle nombres con recorridos, veteranos que buscan una vitrina y prospectos que necesitan turnos y entradas en un año donde se jugó muy poco béisbol. A la academia de Cincinnati en Boca Chica se encuentran figuras como Hansel Robles, que tiró toda la campaña con los Angelinos, Emilio y Jorge Bonifacio, y ayer se integró Danny Salazar, que desde 2017 solo ha tirado 20 entradas por problemas en el codo derecho.

A menos de dos semanas del arranque del torneo los planteles que presentan los equipos están repletos de nombres que si un fanático se tropieza con ellos no desaprovecha la oportunidad para abrir el móvil y pedir un selfie.

En San Pedro de Macorís está Michael Martínez, buscando un espacio.

Junior Noboa, el gerente con más recorrido del circuito, vislumbra un torneo de un nivel que hace tiempo la afición no ha visto y pide a los actores entender el contexto que está viviendo el planeta.

“Es agradable porque cuando tú tienes talento lo que tienes es que ser sabio de la manera en cómo uno lo va a usar, tener muy buena comunicación con ellos, pero yo prefiero un problema como este y no uno de cuando tú no tienes talento”, dice Noboa, jefe de operaciones del Licey, funciones que también ha desempeñado en Toros, Estrellas y Escogido.

La presencia de Cabrera en las prácticas aguiluchas ha encontrado reacciones positivas y negativas. Un importante sector de los fanáticos amarillos entiende que regresa ya cuando sus días en Grandes Ligas parecen agotados, lo que exigirá producción inmediata para derrumbar esa tesis.

Una reacción similar se ha visto en torno a Ervin Santana, del Licey.

¿Por qué tiempo?

“La mayoría de jugadores nos han dicho que hasta ahora no tiene límites. Que sus equipos los quieran parar después, eso es algo que ocurre mucho, hasta ahora mismo como no se jugó casi béisbol y la mayoría de esos muchachos los que participaron lo hicieron muy poco estamos sin límites y es una temporada corta, o sea que yo creo que vamos a tener la oportunidad de ver por lo menos el 80% de los muchachos que comiencen tengo mucha confianza que van a terminar”, asevera Noboa.

Con los casos de COVID-19 subiendo en los Estados Unidos y las negociaciones entre la MLB y ligas menores a paso de tortuga no se vislumbra garantía alguna para la campaña 2021. Sin embargo, para finales de este mes y mediados de diciembre varias farmacéuticas esperan resultados que podría resultar en la autorización de una vacuna efectiva para neutralizar el virus, lo que cambiaría el panorama.

“Los jugadores tienen que entender la situación económica que tenemos, porque se hizo en Grandes Ligas, esto es algo que es a nivel mundial y no solamente en el deporte, sino en todo. Vamos a jugar sin fanático, estamos limitados con la publicidad, estamos jugando porque hay un banco que prestó el dinero, porque el Gobierno ha hecho un préstamo, o sea que, tienen que entenderlo”, dice Noboa sobre las tijeras que verán los jugadores en sus salarios. “Va a ser para todo el mundo. Todo el mundo tiene que hacer sacrificios, hasta la gerencia”.

 

 

 

CREDITOS A DIARIO LIBRE.