martes, 3 de noviembre de 2020


El torneo de béisbol venezolano, que suele comenzar en octubre y cuyo inicio se ha mantenido en un limbo por meses, arrancará el 15 de noviembre, anunció el presidente Nicolás Maduro.

“Me dicen, confirmado, que el 15 de noviembre, arranca el béisbol venezolano”, dijo Maduro en una declaración difundida por la televisión estatal.

Sin ofrecer detalles, Maduro mencionó que otros eventos deportivos, como el torneo de la primera división del fútbol profesional venezolano, reanudó su temporada en octubre, mientras que la Superliga de Baloncesto tuvo su jornada inaugural el sábado bajo estrictos protocolos de bioseguridad y en un formato de todos contra todos en una burbuja con sede única en la caribeña Isla de Margarita.

Maduro señaló que esos torneos “en principio, todos arrancaron sin público”, pero adelantó que próximamente podría permitirse un aforo limitado.

La Liga Venezolana de Béisbol Profesional (LVBP), por ahora, no ha mencionado una fecha de arranque del torneo y sus voceros no estuvieron disponibles de momento en busca de comentarios.

Las restricciones de los vuelos en Venezuela y la cuarentena vigente desde marzo para frenar los contagios por el nuevo coronavirus han “afectado seriamente el normal desenvolvimiento de los procesos que se necesitan cumplir para ofrecer el acostumbrado espectáculo de calidad”, indicó la LVBP en agosto en un comunicado. Desde entonces se ha mantenido en silencio.

El relevista venezolano Brusdar Graterol de los Dodgers de Los Ángeles Dodgers durante el cuarto juego contra los Rays de Tampa Bay en la Serie Mundial, el sábado 24 de octubre de 2020. (AP/Eric Gay)

Desde mediados de marzo, las autoridades venezolanas restringieron los vuelos comerciales y privados como parte del decreto de “estado de alarma constitucional” y cuarentena adoptado por el gobierno de Maduro con miras a contener y eventualmente romper la cadena de contagios de COVID-19.

En Venezuela, en cuarentena desde el 16 de marzo, se contabilizan más 92.300 casos positivos y 800 fallecidos.

La liga además tiene pendiente restablecer el orden jurídico de los equipos Tigres de Aragua y Navegantes del Magallanes, dos de los ocho equipos de liga que no pueden contratar jugadores afiliados a Major League Baseball (MLB), ya que fueron afectados por las sanciones impuestas al gobierno socialista de Maduro por la administración del presidente estadounidense Donald Trump para forzar la salida del poder al mandatario venezolano, cuyo mandato es considerado ilegítimo tras su reelección en 2018 en unos comicios considerados ilegítimos por unos 60 países, entre ellos Estados Unidos.

En diciembre pasado, el Departamento del Tesoro estadounidense modificó una medida que bloqueó la participación de peloteros afiliados a las mayores en el torneo local.

La resolución excluyó a Tigres y Navegantes por considerar que mantienen vínculos con el gobierno de Maduro. Ambos equipos tienen la figura legal de fundaciones adscritas a las gobernaciones de los estados Carabobo y Aragua, que en la actualidad están en manos de aliados del gobernante.

La liga busca demostrar que ambas divisas pueden "operar en el marco del convenio” que regula las relaciones entre las mayores y los torneos invernales del Caribe.

 

 

 

CREDITOS A DIARIO LIBRE.