jueves, 29 de octubre de 2020


Luego de gran incertidumbre de si había o no béisbol por la pandemia del COVID-19 en 2020, finalmente hubo temporada y una mejor aún Serie Mundial que quedará para la historia en un año tan difícil.

La misma será recordada por el título que lograron finalmente los Dodgers de Los Angeles, el séptimo de su historia y el primero desde 1988.

Randy Arozarena también empató a Yasiel Puig, Yuli Gurriel, José Canseco y Tany Pérez en batazos de vuelta completa en Series Mundiales de parte de un cubano con tres

La ciudad de Los Angeles celebra por partida doble este año luego del título en la NBA de Los Angeles Lakers.

Los Dodgers llegaban a este Clásico de Otoño, tras los fracasos en 2017 ante los Astros y en 2018 frente a los Medias Rojas.

Randy Arozarena dio ventaja 1-0 a los Rays en el primer episodio del sexto partido, cuando un cuadrangular. (AP/Tony Gutierrez)

Liderados por un estelar Mookie Betts, el hombre del contrato de 12 años y 365 millones de dólares, los Dodgers batieron el miércoles a los Rays de Tampa Bay por 3x1 y se proclamaron campeones de la Serie Mundial por primera vez en 32 años en seis encuentros (4-2).

La victoria en la sede fija y neutral de Arlington (Texas) se gestó en una vibrante sexta entrada a la que los Rays llegaban con ventaja una a cero gracias al décimo jonrón de su novato cubano Randy Arozarena.

Kevin Cash (izquierda), ha recibido "duras críticas", por sacar a Blake Snell en el sexto partido de la Serie Mundial, celebrado el 27 de octubre del 2020. (AP/Jae C. Hong)

Error clave del manager de los Rays

Es cierto que el triunfo fue ayudado también por un error de cálculo del mánager de los Rays, Kevin Cash, quien levantó antes de tiempo a su estelar abridor Blake Snell, ganador en 2018 del premio de pitcheo Cy Young.

Snell había propinado nueve ponches y le habían dado solamente dos imparables en seis capítulos. Debía dejarle lanzar a los dos siguiente bateadores, como un gesto elegante hacia su astro lanzador. Acto seguido, en el mismo episodio, los angelinos se fueron arriba dos carreras a una.

No obstante la mala decisión, Cash ratificó que no se arrepentía de su decisión.

"Sentí que en ese punto que Blake había dado todo lo que podíamos pedirle. Fue una decisión dura. Se puede decir que Nick Anderson (que permitió después las carreras) ha sido el mejor relevista en los últimos dos años".

Cash añadió que "entiendo totalmente la crítica que viene con esto, pero estoy confiado de que teníamos que elegir. Blake estuvo excepcional para nosotros. Mirando hacia atrás, realmente uno desearía que Nick hubiera podido conseguirlo. Estoy bien con la decisión".

Por su parte, Snell no quedó satisfecho y subrayó que estaba "definitivamente decepcionado, molesto. Solo quería la bola, me sentía bien. Hice todo lo que pude para seguir en la lomita (...) Creo en mí, en lo que estaba haciendo. No caminé a nadie (dar boletos), tuvieron solo dos hits contra mi".

Corey Seager, elegido MVP de la Serie Mundial de 2020, por su sobresaliente actuación ofensiva para los Dodgers de Los Ángeles, que se coronaron campeón del Clásico de Otoño. (AP/Sue Ogrocki)

Seager, un merecido MVP

Es cierto que además de Corey Seager, elegido MVP de la Serie Mundial de 2020, también eran candidatos al premio Betts, Max Muncy y el astro lanzador Clayton Kershaw.

Betts decidió prácticamente el último partido, además de lograr atrapadas increíbles a la defensa; Muncy con seis impulsadas en el clásico y Kershaw con dos victorias en la última etapa, tuvieron que ver como Seager se llevaba el galardón de MVP.

Tras ayudar a los Dodgers a ganar su primer título en 32 años, Seager fue elegido de manera unánime. Seager, que también fue el MVP de la Serie de Campeonato de la Nacional en la victoria sobre los Bravos, se convirtió en el octavo jugador en la historia en ser MVP tanto en la Serie de Campeonato como en la Serie Mundial en un mismo año.

Seager terminó con promedio de .400 con dos jonrones y cinco carreras empujadas como torpedero de los Dodgers en la Serie Mundial.

La magia de Arozarena

El novato cubano se convirtió en una sensación en estos playoffs para Tampa Bay, equipo de bajo presupuesto y que llegaba a la Serie Mundial por segunda vez en su historia tras la derrota de 2008 ante los Filis de Filadelfia.

Arozarena le despachó al también novato Tony Gonsolin en la primera entrada un jonrón en el partido seis de la Serie Mundial, para llegar a 10 toletazo de vuelta entera en los playoffs, ampliando así su propio récord.

De paso, aumentó a 29 su marca de hits en estos playoffs, con el estacazo antes mencionado y un sencillo en el quinto episodio del quinto partido del martes.

Con su vuelacerca, Arozarena también empató a Yasiel Puig, Yuli Gurriel, José Canseco y Tany Pérez en batazos de vuelta completa en Series Mundiales de parte de un cubano con tres.

Arozarena ya había quebrado la marca de Derek Jeter (22 para los Yankees en 1996) de imparables para un novato en una postemporada.

También amplió a 64 su propio récord de total de bases alcanzadas con sus batazos en una postemporada.

 

 

CREDITOS A DIARIO LIBRE.