martes, 25 de agosto de 2020

No era lo que esperaba Al Horford y mucho menos los 76ers de Filadelfia. El denominado “The Process” finalizó en esta campaña con una barrida de primera ronda en la postemporada de la NBA, lo que para el dominicano resultó otro intento frustrado de, al menos, alcanzar la final en la liga.
Fue una temporada para el olvido para este equipo y ya se cuestiona si fue el gerente, Elton Brand o el mánager Brett Brown el responsable del resbalón del sexto equipo más caro en esta campaña (US$133,639,383). De momento, ya fue despedido Brown, luego de siete campañas con el equipo y Brand se quedará, pero bajo la mirilla de los dueños. El núcleo de los 76ers se repartió el dinero de esta manera, Harris (US$34.4MM), Joel Embiid (US$29. 5MM); Ben Simmons (US$28.8MM); Horford (US$27.5M) y Josh Richardson (US$10.9MM), ante unos Celtics cuya nómina registra (US$119,306,269), ranqueada 24 de los 30 equipo y donde Kemba Walker (US$32,742,000) y Gordon Hayward ($32,700,690), que no jugó los últimos tres juegos, después de ellos dos, nadie en Boston alcanza los 13 millones de dólares.
Cada intento fallido, aleja más la posibilidad de un dominicano con un título de la mejor liga del mundo. El pívot llegó a Filadelfia con la finalidad de convertir a los 76ers en un conjunto imbatible junto con Ben Simmons (lastimado en la serie) Joel Embiid y a los contratados Tobias Harris y Josh Richardson.

CREDITOS A DIARIO LIBRE