miércoles, 26 de agosto de 2020

Las investigaciones siempre sacan la misma conclusión. Los peloteros logran su pico de producción hasta los 30 años, en lo adelante comienza un descenso a una velocidad mayor que como se subió, aunque hay excepciones. A esa edad Alex Rodríguez se ilusionaba con batir el récord de jonrones y llegar a 800 y José Reyes (con 425 robos) veía la marca dominicana de César Cedeño (550) al alcance. Ni uno, ni el otro.
A los 30, Nelson Cruz todavía se uniformaba con los Gigantes en el invierno, había dado muestra de su poder en dos campañas en Las Mayores y celebraba su primer año en que sus cuentas recibían siete dígitos en dólares. Pareciera como que almacenó en sus pronunciados bíceps esa fuerza que no utilizó en los 20, puesto que en la siguiente década ha sido una fuerza ofensiva con pocos precedentes.
El montecristeño solo acumulaba 55 palos de cuatro bases cuando llegó a los 30. Desde entonces ha enviado 357 cuadrangulares, la segunda mayor cantidad después de los 30, solo detrás de los 364 que pegó David Ortiz.
Cruz empató el lunes con Alfonso Soriano en el noveno puesto en la lista de cuadrangulares, con 412, un escalón que podría ser su techo, aunque lleva 10 años rompiendo pronósticos. Siguen Edwin Encarnación (416) y luego Vladimir Guerrero (449), un poco lejos para un jugador ya de cuatro décadas, pero que obliga a reservar vaticinios puesto que ha disparado al menos 37 jonrones en cada campaña del último lustro y con una salud que le ha permitido disputar sobre los 119 partidos en cada una.
Visto de forma porcentual, el 87% de los bambinazos del hoy bateador designado de los Mellizos llegaron en el decenio donde los jugadores producen menos.
Como un roble
Es lo que explica que hoy, en 2020, a sus 40 años (el segundo jugador de más edad activo tras Albert Pujols), Cruz compita y gane titulares a Juan Soto y Fernando Tatis III, que cuando nacieron en 1998 ya Boomstick estaba firmado por los Mets.
Son ya 11 vuelacercas que colecciona Cruz este año, empatado antes de la jornada del martes por el liderato de la Liga Americana con José Abreu, con una línea ofensiva de .340/.429/.669 en promedios de bateo, embasarse y slugging para un OPS de 1.128, el más alto de todo el béisbol.
Cruz jugó defensa por última vez en 2018. No obstante, sin ese aporte en el terreno su número de victoria sobre jugador reemplazo (WAR) en FanGraphs llega a 1.7, solo detrás por pulgadas en la Americana del intermedista y utility Brandon Lowe (Rays).
Su wRC+ (carreras creadas ponderadas más) es el más alto de toda la MLB con 198. Este número explica que el “Nelly” aporta un 98% más con su ofensiva que el jugador promedio de todo el béisbol.
Un desempeño que garantiza ofertas para un 2021 donde espera volver a recibir los aplausos de los fanáticos. Con 40 años Ortiz pegó 38 vuelacercas (la mayor cantidad para un jugador a esa edad), pero renunció a US$16 millones para regresar por recomendaciones médicas.


CREDITOS A DIARIO LIBRE.