sábado, 4 de julio de 2020

Ni siquiera la mascarilla pudo ocultar la sonrisa de Carlos Carrasco. Por ahora, el béisbol está de regreso, y él se encuentra bien.
Un año después de que un diagnóstico de leucemia amenazó su vida y su carrera, el venezolano protagoniza otro regreso. En remisión y con el permiso médico para lanzar, el derecho de 33 años y sus compañeros en los Indios de Cleveland dieron el viernes los primeros pasos para poner en marcha una campaña de las Grandes Ligas, que ha sido alterada drásticamente por la pandemia de COVID-19.
“Es completamente distinta”, dijo Carrasco tras un entrenamiento en el Progressive Field. “Pero saldremos de ésta”.

CREDITOS A DIARIO LIBRE