viernes, 3 de julio de 2020

Cuando la Major League Baseball detuvo los entrenamientos de primavera a mediados de marzo, ante el primer bote del COVID-19, quedaban 123 dominicanos “arriba”, 92 de ellos sembrados con contrato garantizado y el resto peleando plazas, a la espera de ser bajados o dejado libre de cara la campaña que se abriría en menos de dos semanas.
Este viernes, casi cuatro meses después, con US$250 millones en salarios perdidos por el huracán que ha representado el virus, se reanudan las prácticas con una presencia quisqueyana que casi dobla la que empacó maletas y se sometió a cuarentena.
En las plantillas de 60 hombres que han sometido los equipos hasta la fecha se encuentran 203 peloteros con matrícula duartiana. De ese grupo hay 152 que forman parte del roster activos de 40, mientras que otros 51 han sido añadidos a las reservas que estiran hasta 60 jugadores por club con la configuración de planteles especiales para una campaña especial.

CREDITOS A DIARIO LIBRE