sábado, 25 de julio de 2020

En medio del peor escenario que ha enfrentado el béisbol en décadas la representación dominicana en Grandes Ligas comenzó el curso triturando su propio récord de “exportación”, aunque tocado en el bolsillo, como la mayoría de personas en el planeta, estos días. Los equipos inscribieron a 97 peloteros quisqueyanos en sus planteles activos al día inaugural, si bien Diego Castillo se bajó del grupo horas más tardes para instalarse en la lista de lesionados.
Una condición, lastimados, en la que arrancaron 13 criollos. La marca de 97 tritura los 92 que arrancaron en 2019 dentro de las nóminas activas, cuando todavía se limitaba a 25 hombres. A partir de esta campaña será de 26, pero este año comenzó con 30, bajará a 28 dentro de dos semanas y en un mes se fijará en 26.
De esos 900 jugadores presentados a la oficina del comisionado los dominicanos representan el 10.77%, un porcentaje que supera incluso a los afroamericanos y lo consolida como la primera minoría, detrás solo de los anglosajones. Venezuela, segundo exportador de talento al Big Show, comenzó el año con 65 entre los activos y Puerto Rico llevó 35.

CREDITOS A DIARIO LIBRE