miércoles, 1 de julio de 2020

Edwin Núñez, un derecho cuya bola rápida puede alcanzar las 100 millas por hora, fue tendencia durante el fin de semana en la industria beisbolera cuando rubricó un bono de US$525,000 con los Cardenales de San Luis. No debería serlo, si se toma en cuenta que antes del cierre por el COVID-19 iban 36 bonos más altos que este.
Pero Núñez tiene 18 años, una edad a la que la mayoría de aspirantes a peloteros ya dejó el béisbol por el escaso interés que generan para los equipos, y lo ha conseguido cuando la mayoría de equipos agotaron su presupuesto del año fiscal 2019-2020.
Hay referentes recientes en el patio. En 2010 los mismos Cardenales dieron US$1,5 millones por Carlos Martínez, también con 18 años, y en 2012 los Cachorros otorgaron una cifra similar al Juan Carlos Paniagua, entonces con 22 años, luego de este ser suspendido por problemas en su documentación, tras lanzar dos años en la Dominican Summer League para los Arizona Diamondbacks.
 
CREDITOS A DIARIO LIBRE