miércoles, 1 de julio de 2020

La pelota como la vida tiene sus altas y sus bajas y eso lo entiende perfectamente el jugador dominicano Miguel Andújar.
Hace dos años, Andújar fue la sensación de los Yanquis, principalmente por su bateo.
Pegó 27 jonrones y remolcó 72 carreras para competir por el premio de “Novato del Año.
Cuando regresó en 2019, luego de 47 turnos, su hombro estalló y tuvo que operarse.
“Eso fue algo fatal”, comentó Andújar, quien vio frenado su ascenso en el béisbol.
Pero si dura fue la lesión de 2019, peor ha sido que al regresar ha perdido su puesto de regular.
¿La razón?
El colombiano Gio Urshela, quien lo sustituyó en la tercera base, se lució con el guante y el bate.
En una abrir y cerrar de ojos disparó 21 jonrones con 74 carreras remolcadas y agregó un mejor juego defensivo.

Además, Urshela hizo química en el dogout, lo que provocó que se ganara ese puesto.
Ahora, en 2020, Andújar debe comenzar desde cero, hasta el punto de que MLB.com proyectó ayer las alineaciones de los equipos y el jugador dominicano no figura como regular.
Pero Andújar no se desanima y piensa seguir adelante.

Una muestra de eso lo representa que en febrero, antes del coronavirus, en su primer juego disparó un jonrón.
Algo a favor de Andújar es que los Yanquis “son un hospital”.
Llevan tres años como el equipo que tiene más peloteros lesionados.
En tal sentido, Andújar ha estado entrenando en la antesala, primera base y en los jardines.
Eso indica que estará a la espera de oportunidades, las cuales deberá aprovechar al máximo cuando se presenten.

Hay tres cosas relevantes a favor de Andújar:
1- Parece estar totalmente sano del hombro.
2- Tiene una buena actitud.
3- Y está dispuesto a “echar el pleito” y recuperar el terreno perdido.

Mientras tanto, los Yanquis aún lo aprecian, porque en conversaciones de cambios, nunca lo pusieron en el mercado.
¡Su bate hablará!


CREDITOS A HOY DIGITAL