sábado, 13 de junio de 2020

Abrazos efusivos para festejar los goles. Forcejeos y empujones luego de las faltas violentas. Jugadores que no acataron la nueva norma de distanciamiento social, a la que han instado las autoridades, durante las pausas para hidratarse ni al abandonar la cancha.
Dentro de las líneas que delimitan la cancha, todo pareció como en los tiempos previos a la pandemia en el segundo día de actividad de La Liga española tras una interrupción de tres meses.
La excepción que rompió la ilusión de normalidad el viernes, en el empate 1-1 entre Valencia y Levante y en el triunfo del Granada por 2-1 sobre el Getafe, fueron los médicos que usaban mascarillas cuando atendían a los jugadores que se habían llevado algún golpe.