martes, 9 de junio de 2020

Entre los músculos que exhibe el béisbol dominicano el del número de peloteros que ha colocado en las Grandes Ligas tiene un espacio tan especial que ni siquiera encuentra sombra. Son 776 desde 1956, la inmensa mayoría reclutada en la isla como agente libre.
Pero hay 36 que llegaron a través de la principal finca de suministro del Big Show: el sorteo aficionado de los Estados Unidos, Puerto Rico y Canadá, que entre mañana y el jueves celebrará una edición recortada a cinco rondas por los estragos del COVID-19.
Los jugadores que no sean seleccionados en esas cinco rondas podrán firmar como agente libre por una cifra inferior a los US$20,000.La mitad de los dominicanos que pisaron la Gran Carpa vía el cedazo del draft fue escogida después de la quinta ronda, una referencia de cómo este recorte puede marcar el futuro de decenas de jugadores.

CREDITOS A DIARIO LIBRE