lunes, 1 de junio de 2020

En febrero, los Yankees tenían la nómina más alta para 2020 antes de que el COVID-19 lo trastornara casi todo y si se aplicaba el prorrateo que los jugadores entendieron del acuerdo del 26 marzo llegaría a la mitad, es decir, US$125 millones. Pero la fórmula que sometió el martes la MLB a los jugadores para comenzar a jugar en julio la baja hasta los US$59 millones, aún la más alta.
La oferta de los propietarios representaría un recorte de US$800 millones a lo “transado” apenas hace dos meses, lo que ya complica las relaciones con el tiempo para negociar encima. Los Dodgers verían reducidos sus compromisos de plantillas de US$201 MM hasta los US$54 MM y los Marlins de US$46 MM a US$8 MM.
Este lunes fue colocado como día clave para conocer la contrapropuesta de los jugadores y así cumplir los tiempos críticos para que la temporada se inicie a principio del mes próximo. Pero el sindicato de peloteros se pasó el fin de semana hurgando en “fuentes confiables” donde pudiera conocer las finanzas reales de los equipos, más allá de los datos especulativos.