martes, 2 de junio de 2020

Las Grandes Ligas presentarían una nueva propuesta a los peloteros en la que se aceptaría pagarles salarios prorrateados aunque menos partidos de los 114 que reclamaban los jugadores, en lo que parece ser un avance en las negociaciones para que se pueda celebrar la temporada del 2020.
“Major League Baseball pretende proponer una temporada más corta en la que pagarían a los jugadores el sueldo completo de cada partido jugado”, reportó Jeff Passan, de ESPN. “La liga piensa que el acuerdo de marzo le permite fijar un calendario y que esto cumpliría los deseos de los jugadores”.
Pero la campaña sería sumamente diferente a lo que uno está acostumbrado.
“MLB ve que una potencial temporada tendría 50 juegos de campaña regular. El número exacto está siendo analizado, pero se busca que se regrese en julio. Esto sería menos de la mitad de lo que propusieron los jugadores”, agregó Passan.
En la propuesta inicial de MLB, estos plantearon una temporada de 84 juegos, pero que conllevaría descuentos de hasta un 80 por ciento del salario de los jugadores con mejores contratos.
Los jugadores respondieron con una contrapropuesta de una campaña de 114 encuentros y con salarios prorrateados, como se firmó en el acuerdo del pasado mes de marzo.
Se entiende que para poder celebrar una temporada, se debería llegar a un acuerdo a más tardar esta semana.
Los jugadores han dicho que no están dispuestos a aceptar más descuentos de los ya aceptados.
En marzo de este año, los peloteros aceptaron que solo se les pague por la cantidad de partidos que jueguen esta temporada, a cambio de que el 2020 se cuente como un año de servicio, sin importar los partidos que se celebren.
Según reportes, varios dueños de equipo han ponderado la posibilidad de dejar perder la temporada.
Los dueños alegan que una campaña sin público representaría pérdida de hasta US$4 mil millones.
No obstante, se especula que Grandes Ligas haría lo necesario para que se pueda jugar, ya que las consecuencias de una temporada cancelada serían mayores que las de la huelga de 1994, cuando se canceló la Serie Mundial y la campaña de 1995 inició retrasada.