miércoles, 13 de mayo de 2020

Albert Pujols aseguraba que quería estar en el Clásico Mundial de Béisbol hasta como “carga palos”, Robinson Canó estaba dispuesto a jugar un rol secundario y Nelson Cruz estaba tan comprometido que hasta le habían ofrecido la dualidad de jugador/gerente. Y Fernando Rodney tampoco se quería quedar.
Este grupo de veteranos prometía juntarse con la nueva generación representada en Juan Soto, Fernando Tatis III, Vladimir Guerrero Jr., Eloy Jiménez, Rafael Devers y Gary Sánchez para “sacar candela” con los trabucos que prometían Estados Unidos, Puerto Rico, Venezuela y Japón.
Pero la posposición del evento para una fecha desconocida amenaza con terminar el sueño del grupo de veteranos del primer párrafo.