jueves, 28 de mayo de 2020

Rob Manfred quiere ponchar a Tony Clark para que se juegue pelota desde julio al precio de los dueños, pero los jugadores esperan que su representante, ahora de saco y corbata en oficina, saque la pelota del parque, como lo hizo 251 veces en sus 15 años en el Big Show. Si desde los asientos más lejanos del home el primer pitcheo que hizo el comisionado parecía bien lejos de la zona como para hacerle swing cuando se observa la repetición se aprecia que fue un slider envenenado, como los de Clayton Kershaw.
En su aspiración de amortiguar los daños económicos ocasionados por el COVID-19, los propietarios no solo comenzaron a negociar pidiendo un sacrificio mayúsculo a las grandes rentas que se llevan la mayor parte del pastel, sino que ofrecen un panorama muy atractivo para que las clases media y baja presionen a lo interno del sindicato para evitar una cancelación de la campaña.
¿Está la liga poniendo a pelear a los jugadores de menores salarios con los de mayores? Es una de las lecturas que salen de la propuesta que plantea recortes de un 80% a los grandes salarios y solo de 27.50% a los pequeños, una estructura que poco lesiona a los menores de US$5,000,000.