martes, 26 de mayo de 2020

Luego de semanas de filtraciones “mal intencionadas” (según los jugadores), con el objetivo de medir la temperatura y crear un escenario donde el fanático tocado por el COVID-19 conozca su buena intención de jugar, Major League Baseball presenta hoy la propuesta salarial con la que aspira a convencer a los peloteros de hacer maletas para comenzar a entrenarse en junio y arrancar la campaña 2020 a principios de julio.
La de dueños y jugadores (con el común de minimizar pérdidas por una pandemia que ha doblegado al planeta) es un pleito entre milmillonarios (billonarios en inglés) y millonarios, que las cifras de- muestran que los primeros suelen ganar con más frecuencia, con gran despegue en el último lustro.
Una entidad, MLB, que ostenta ya por casi un siglo (98 años) una paradójica condición monopolística en el corazón del capitalismo (no puede haber liga profesional de béisbol en las ciudades con clubes del Big Show) no escatima papeletas en ganar influencia en imagen y en la parte legal. Así, en 2016 abrió su capítulo lobby y no ha parado de invertir en esos cabilderos hasta desembolsar, solo en 2019, la friolera de U$1,240,000