jueves, 14 de mayo de 2020

La propuesta de Major League Baseball para jugar este año pone fin a una petición que lleva casi medio siglo de una cuota importante de los actores a la vez que abre la oportunidad a toleteros con limitaciones defensivas: se trata de la eliminación del bateador designado en la Liga Nacional.
En 1973 la Liga Americana adoptó ese bate extra en la alineación, mientras que en el Viejo Circuito se mantuvo al lanzador agotando esos turnos, lo que se tradujo en un entorno menos ofensivos en este último. Ya estaban adelantadas las conversaciones para implementar la posición a nivel universal para 2022, pero el escenario planteado por el COVID-19 apunta a acelerar la decisión.
Una condición que jugó en contra de grandes bateadores que disputaron la mayor parte de su carrera en esa posición para lograr la inmortalidad por la excusa de su escaso o nulo aporte defensivo, pero que ha cedido en los últimos años con la llegada a Cooperstown de Frank Thomas (2014), Harold Baines (2018) y Edgar Martínez (2019).