viernes, 22 de mayo de 2020

Concursos de salto con pértiga a distancia, carreras cronometradas en solitario o 'microrreuniones': ante la imposibilidad de organizar las competiciones clásicas de atletismo por la pandemia del nuevo coronavirus, la imaginación se dispara para intentar llenar el vacío del calendario.
El 'planeta atletismo' está detenido, al menos hasta mediados de agosto, y los Juegos Olímpicos de Tokio, que debían disputarse en julio y agosto, fueron retrasados a 2021 por el COVID-19. Otra cita grande de la temporada al aire libre, el Europeo de París de agosto, fue directamente cancelado.
En esta situación de desierto no dejan de sucederse ideas de competiciones para paliar la sequía de confrontaciones y dar visibilidad a los atletas.