viernes, 1 de mayo de 2020

Un banco israelí y su filial suiza accedieron a pagar más de 30 millones de dólares como parte de un arreglo por su papel en un complot para lavar más de 20 millones en sobornos a jerarcas del fútbol.
Se trata de las primeras instituciones financieras implicadas en el escándalo de la FIFA que han llegado a una resolución con fiscales federales estadounidenses.
El banco Hapoalim BM en Israel y su compañía Hapoalim Ltd. en Suiza, de cuya totalidad es dueño, accedieron a renunciar a 20,73 millones de dólares y a pagar una multa de 9,33 millones, como parte de un acuerdo para evitar un proceso, informó el jueves la fiscalía federal en Brooklyn.