viernes, 24 de abril de 2020

Alejandro Valverde, "el eterno Balaverde", campeón mundial de ciclismo en 2018, cumple este viernes 40 años en plena cuarentena, entrenando en casa con poca motivación sobre el rodillo y con la sensación de que este año el pelotón no se pondrá en marcha por la pandemia del coronavirus, pero eso si, con la ilusiòn por la bicicleta "intacta".
"El imbatido" corredor español, debutante como profesional en 2002 en las filas del equipo Kelme, acumula experiencia y triunfos en cantidades industriales: nada menos que 127 victorias en todo tipo de pruebas, lo que le convierte en un ciclista para muchos único e irrepetible, como admiten su actual director del Movistar, Eusebio Unzue, y el exseleccionador Javier Mínguez, con quien ganó el Mundial en 2018.
Aquel niño gordito que se enfadó por una derrota en su primera carrera, se conjuró para ganar la siguiente, y desde entonces se ganó el citado sobrenombre. En su palmarés entra el arcoiris logrado en Innsbruck, la general de la Vuelta 2009, 4 Liejas, 5 Flechas, 12 etapas en la ronda española, 4 en el Tour..... así hasta 127 veces con la foto alzando los brazos.