miércoles, 15 de abril de 2020

Para el presidente de la Liga de Béisbol Profesional de la República Dominicana, el torneo otoño-invernal representa una responsabilidad social del organismo que dirige y anticipa que se jugará el campeonato 2020-21, a pesar de la crisis económica que podría devenir como consecuencia de la pandemia del coronavirus.
“Aquí se jugará béisbol invernal con Dios delante. Con o sin público, pero se jugará”, dijo el licenciado Vitelio Mejía, durante una rueda de prensa virtual celebrada a través de la aplicación Zoom y en la que participaron alrededor de 90 cronistas deportivos del país.
Mejía señaló que en la primera semana de mayo se evaluará la situación nacional para determinar cuándo iniciaría el campeonato, dedicado a don José Manuel Fernández, inmemoriam.
“Pero entiendo que el mes de noviembre sería una fecha tentativa”, agregó Mejía, pero en el programa Grandes en los Deportes, que se transmite de 12 a 2 p.m., por la emisora Escándalo 102.5 FM.
Mejía entiende que el próximo campeonato se jugará en condiciones desfavorables por la anticipada crisis económica, pero dijo que se está consultando con algunos de los principales patrocinadores del béisbol para evaluar la forma de proceder.
Señaló que se han hecho ejercicios en ese sentido y las empresas solicitaron revisar el tema en 90 días.
“El sentir dentro de la liga es que hagamos nuestro torneo con los sacrificios necesarios, porque tenemos una responsabilidad social con el país”, agregó.
De igual manera, anunció las siguientes medidas para agilizar los partidos, una vez se juegue el campeonato.
Estas son: Limitar a 5 por equipo por cada 9 entradas las visitas al montículo, sin cambiar el lanzador. Por cada entrada extra, cada equipo tendrá derecho a 1 visita adicional sin cambiar el lanzador.
b) Todos los lanzadores, sean abridores o relevistas, deben lanzarle a un mínimo de 3 bateadores, o acabar la entrada para poder ser relevados por otro compañero. Se exceptúan de esta regla aquellos lanzadores llamados desde el bullpen que logren el tercer out de una entrada, los cuales no estarán obligados a abrir la siguiente entrada. De igual modo cuando un lanzador, por lesión o por enfermedad, no pueda lanzarle al mínimo de rivales o terminar el inning.
Otras medidas tendentes a la agilización de los juegos estarían siendo ponderadas en las sesiones de la primera semana de mayo a la vista del escenario imperante a ese momento.
También indicó que las negociaciones con la Federación Nacional de Peloteros Profesionales por un nuevo pacto laboral han sido postergadas hasta el 4 de mayo.
Pero garantizó que se llegará a un acuerdo.
“Ya la mayoría de los puntos han sido acordados, y lo que falta es muy poco”, sostuvo.