martes, 21 de abril de 2020

Winston Chilote Llenas, el deportista que más éxitos ha acumulado en el béisbol dominicano, pero su inicio no fue nada fácil, pues en su primer año en el béisbol organizado los Atléticos de Kansas City, le dieron de baja pues no el destacado atleta no pudo contener más el dolor por ver a su madre que estaba en los finales de su enfermedad, Magda Aracelis Dávila, padecía de cáncer en Nueva York, quien falleció al día siguiente de recibir la visita de su hijo adorado.
“ Fue un momento difícil pues apenas tenía 16 años, mi madre padecía de cáncer de mama, no me dieron permiso y me fui a Nueva York, para verla en sus últimas horas de vida, sé que lo hice mal, pero el dolor de madre vale más que cualquier cosa en la tierra”, dijo Llenas.
Recordó con nostalgia y orgullo de la madre que tuvo y dijo “ me voy a verla”.
Manifestó que al fallecer su madre, el dinero que ganó le alcanzó para llevar a Santiago, para su entierro, junto a su familia. Como no tenía trabajo en el béisbol se quedó trabajando en Nueva York.
Chilote, recuerda a su madre Magda Aracelis Dávila, quien fue muy cariñosa y protegió a sus hijos. Recuerda su padre Antonio Llenas, quien puedo verlo en las grandes ligas, algo que no pudo su madre.
Sus inicios no fueron nada de felicidad, pues tuvo que vencer muchos obstáculos jugando en las ligas menores, donde le daban tres dólares de dieta para comer junto a seis compañeros más que vivían en una casa y cada uno pagaba 10 dólares mensuales, además comprar la comida, donde cocinaban y limpiaban la casa.
Su brillante carrera comenzó con la firma por parte de los Atléticos de Kansas City, luego lo dejaron libre , al siguiente año fue firmado por los Angelinos de California, por la suma de 500 dólares, que se encontraba fuera de la organización del béisbol, pues lo Kansas City, le dejo fuera. Llegó a la organización como tercera base, luego lo pasaron a la segunda. Su primer salario en las GL fue de 7.500 dólares y al final de su carrera ganó 42.000 dólares.
Recordó que se casó en el año 1966, estando en doble A, con su novia Cecilia, donde ha procreado sus hijas y nietos.
Nunca permitió injusticia en su contra, pues muchas veces bateaba 340 y le daban oportunidad a los que bateaban de 240.
En tiempo del racismo, le llevaba a ayudar a jugadores y llevarle la comida a la guagua.
Jugó en la Liga de México, antes de llegar a GL, a título de préstamo.
Chilote dijo a la hora de su firma no era ni chiquito, ni gordito, sino latino.
Llenas, fue entrevistado en el programa la Semana Deportiva, que se transmite por CDNSport, por el cronista Héctor.J. Cruz.
Recuerda que su debuto en las menores, en doble A, en triple A, en las grandes ligas y en el béisbol dominicano, por casualidad, se enfrentó a un lanzador zurdo.
Citó a varios jugadores que estuvieron a su lado en las grandes ligas y algunos están en Cooperstown.
En el país jugó aara las Aguilas Cibaeñas, como jugador, capitán, gerente general, manager y presidente
Llenas Dávila, apodado “Chilote” (nacido el 23 de septiembre de 1943 en Santiago) es un ex utility jugador jugó en las Grandes Ligas de Béisbol para California Angels de 1968 a 1969, y nuevamente de 1972 a 1975. También jugó una temporada en Japón con los Saitama Seibu Lions en 1976.
Llenas firmó con los Kansas City Athletics como amateur antes de la temporada de 1961, luego fue puesto en libertad por ellos el 16 de junio de 1962. Jugó 153 partidos para la organizaciones de Sophomore League y Florida State League, bateando.232 y cometiendo 60 errores. Cerca de 5 meses y medio después, a los 19 años, firmó como agente libre con los Angelinos de Los Angeles el 2 de diciembre de 1962.
Como Llenas maduró, se convirtió en un excelente bateador de ligas menores. Hizo su debut en Grandes Ligas el 15 de agosto de 1968 contra los Senadores de Washington en el Anaheim Stadium. Se desempeñó como tercera base, bateó sexto en la alineación, y se fue de 1-3 con un doble y una carrera anotada en una victoria 3-1 contra el abridor Frank Bertaina.
Su mejor temporada fue en 1973 cuando lideró la Liga Americana como emergente en hits (16) y turnos al bate (56). También hizo récord en su carrera en partidos jugados (78), promedio de bateo (.269) y carreras impulsadas (25). Se acostumbró a ser bateador emergente la gran parte de su carrera en Grandes Ligas. En la mayoría de los juegos se desempeñaba como tercera base. Su mejor posición, sin embargo, fue la segunda base, donde tuvo un total de 111 oportunidades sin cometer un solo error.
En su carrera total de 300 juegos incluye un promedio de bateo de.230, 3 HR, 61 RBI y 50 carreras anotadas.