miércoles, 8 de abril de 2020

Directivos de las Grandes Ligas y del sindicato de jugadores anunciaron ayer martes que ambas partes trabajan en un plan que les permita comenzar la temporada a partir del próximo mes de mayo después de haber recibido el apoyo por parte de altos funcionarios federales de salud pública.
De acuerdo a varias fuentes periodísticas, las autoridades de salud ven factible que el plan en el que trabajan las Grandes Ligas, competir los 30 equipos profesionales solo en el estado de Arizona, pueda garantizar la seguridad de los deportistas en medio de la pandemia del coronavirus.
Aunque el plan tiene una serie de posibles obstáculos, ha surgido por encima de otras opciones como el más probable para trabajar y lo más importante que ha sido aceptado tanto por las Grandes Ligas como por el sindicato con el apoyo de las autoridades federales de salud. El escenario de competición se daría en estadios sin aficionados en el área metropolitana de Phoenix, incluido el Chase Field, campo de los Diamondbacks de Arizona, 10 instalaciones de entrenamiento de primavera y quizás otros estadios cercanos. Los jugadores, el cuerpo técnico y otro personal esencial serían recluidos en los hoteles locales, donde vivirían en un aislamiento relativo, y viajarían solo al estadio y de regreso, dijeron las fuentes.