lunes, 27 de abril de 2020

Michael Jordan todavía no ha perdonado a Isiah Thomas y los Detroit Pistons por la falta de respeto que mostraron después de perder ante los Chicago Bulls en las Finales de la Conferencia Este de 1991.
"Sé que todo es una mierda", dijo Jordan en el episodio del domingo de The Last Dance, hablando sobre los intentos de Thomas de contextualizar la decisión de los Pistons de abandonar la cancha al final de la serie sin reconocer a los Bulls. "Lo que él diga ahora, sabes que no fueron sus verdaderas acciones entonces. Ha tenido tiempo suficiente para pensarlo o la reacción del público ha cambiado su perspectiva al respecto”.
"Puedes mostrarme lo que quieras", agregó Jordan. "No hay forma de convencerme de que no era un imbécil".