lunes, 20 de abril de 2020

Los torneos deportivos no paran en Nicaragua: un día hay partidos de fútbol profesional, otro día se juega béisbol, se corre una carrera de ciclismo o se disputa una pelea de boxeo, como si no existiera la pandemia del nuevo coronavirus.
Unos deportistas participan convencidos de que Nicaragua, uno de los países más pobres del hemisferio, tiene la pandemia “bajo control”, con menos de una docena de casos reportados por las autoridades; otros por amor al deporte o por miedo a perder sus contratos por abandono laboral.
“Creo que uno corre peligro por las circunstancias que está pasando en todo el mundo”, pero “hay un contrato de trabajo que se tiene que respetar”, afirma a la AFP el futbolista del club Las Sabanas de primera división, José Martínez, al concluir sudoroso un duelo en Managua.