lunes, 9 de marzo de 2020

La temporada del 2019 fue trascendental para el toletero dominicano Miguel Angel Sanó.
Y de acuerdo al petromacorisano, hubo una persona que influyó en él más de lo que nadie había hecho en su carrea.
“Nelson Cruz es algo especial para mi, es como si fuera mi padre. A él le agradezco mucho porque se fajó conmigo, me ayudó como persona y como atleta”, dijo Sanó al Periódico Hoy, previo al partido de los entrenamientos de primavera del sábado en el Estadio Quisqueya Juan Marichal.
Sanó sabe que tiene retos por delante esta temporada, incluyendo mudarse a primera base por la llegada de Josh Donaldson al equipo.
Pero está claro de lo que tiene que hacer para salir adelante.
“Mudarme a primera base no es difícil, creo que es una posición en la que las cosas me pueden salir bien”, indicó Sanó.
¿Y a qué aspira Sanó para la campaña del 2020?
“Lo que tengo es mucha salud. Se traqbajó fuerte para tener una buena temporada. No es lo que uno quiera poner, sino la salud. Cuando hay salud, todo se puede. El año pasado tuve dos o tres meses en salud y ya vieron lo que pasó”, sostuvo.
En el 2018, Sanó fue enviado a clase A por una combinación de mala actuación y un sobrepeso que desencantó a los ejecutivos de los Mellizos.
Pero Sanó confía en que esas son cosas del pasado y está claro de por qué pasaron las cosas de esa manera.
“Lo de las ligas menores no era porque no podía estar en MLB. Me partí una pierna, subí de peso y eso le pasa a cualquiera. A David Ortiz y a muchos peloteros los botaron pero las oportunidades están ahí”, manifestó.