martes, 17 de marzo de 2020

El 24 de julio se mantiene de momento como la fecha en la que los casi 11,000 mejores deportistas del mundo se reunirán en la ceremonia inaugural de los Juegos Olímpicos de Tokio, antes de medir sus fuerzas en busca de la gloria los estadios de la capital japonesa.
El Comité Olímpico Internacional (COI) y el Comité Organizador de Tokio 2020 insisten prácticamente a diario en que los Juegos se desarrollarán según lo previsto, pese al escepticismo y la inquietud de los deportistas que han visto interrumpidos sus entrenamientos y sus torneos clasificatorios por culpa del coronavirus. A 24 horas de una reunión entre el COI y las federaciones deportivas para reorganizar sus agendas, lo que puede darse por seguro es que, si finalmente los Juegos se disputan en las fechas previstas, serán unos Juegos distintos a los que hubieran sido sin la pandemia del coronavirus.
Estas son las razones. Decenas de preolímpics pendientes nueva fecha. La milimétrica preparación del ciclo olímpico por parte de los deportistas y sus entrenadores, con picos de forma perfectamente calculados para coincidir con los torneos clasificatorios, se ha venido abajo. Y no se trata de prolongar ese momento óptimo unos días o un par de semanas- en la mayoría de los casos habrá un lapso de meses. El preolímpico femenino de balonmano en Lliria (España).