martes, 10 de marzo de 2020

Juan Soto ayudó a los Nacionales de Washington a ganar la corona el año pasado al derrotar en siete juegos a los Astros de Houston.
Disparó cinco cuadrangulares en la postemporada, incluyendo tres en la Serie Mundial.
Eso, obviamente, después de una temporada regular en la que sacó 34 pelotas del parque, remolcó 110 carreras, anotó 110 y tuvo un porcentaje de embasarse de .401.
Y como resultado, los Nacionales le dieron un aumento de US$50 mil en comparación con lo que ganó la pasada campaña.
Los Nacionales firmaron contrato con Soto ayer para la temporada del 2020 y su salario será de US$629,400.
En la campaña en que quedó noveno en las votaciones para el Jugador Más Valioso de la Liga Nacional, Soto tuvo un salario de US$578,000.
El salario mínimo esta temporada es de US$563,000, por lo que los Nacionales se aseguraron de mantenerlo por encima del mismo, ligeramente por encima.
El dominicano jugará apenas su tercera temporada en Grandes Ligas, pero solo tiene una completa y con apenas 1.1 año de servicio, no será elegible para arbitraje hasta el 2022, por lo que la gerencia de Washington es la que decide su salario unilateralmente.
No obstante, se anticipa que el quisqueyano podría muy pronto unirse a la danza de los millones de las mayores.
Desde la pasada campaña hay rumores de que los Nacionales negocian un pacto multianual con Soto que podría superar los US$200 millones.
El año pasado el gerente general Mike Rizzo dijo que los Nacionales le ofrecerían un pacto de US$180 millones a Soto si supìeran que él lo firmaría.
Con eso dejó claro que el cliente de Scott Boras valdría mucho más de dinero de esa suma.
En el pasado reciente, jugadores como Eloy Jiménez, Luis Robert o Yoan Moncada han firmado pactos millonarios incluso antes de jugar sus primeros partidos en las Grandes Ligas, en los casos de los dos primeros.
Se estima que Soto podría firmar, incluso, un contrato que supere los 12 años, por lo que entraría en el vecindario de los US$300 millones o mucho más.
El joven jugador ha dicho en múltiples ocasiones que no está concentrado en contratos sino en hacer su trabajo en el terreno de juego.
En dos temporadas en las mayores, acumula 56 cuadrangulares y 180 remolcadas, con promedio de bateo de .287 y .403 en porcentaje de embasarse.