sábado, 8 de febrero de 2020

El aérea del Caribe, convulsa por muchos años, logró su asentamiento ya bien entrada lo presente centuria. Cada sector tomó característica propias y peculiares políticas, lo económico y lo social. Al abrir los ojos este siglo, también estábamos en pañales en lo deportivo. Era algo natural dentro de aquel caleidoscopio de gente y de costumbre. Además cuando hay inestabilidad y hambre, poco tiempo le quedaba al pueblo para pensar en diversiones materiales y espirituales. El progreso y el deporte sólo pueden darse en la paz, el orden y el trabajo. Uno y otro se complementa.
Poco a poco, tras difíciles procesos históricos, los países caribeños empezaron a tomar perfiles de naciones. Las actividades deportivas proliferaron, incluyendo nuevas disciplinas hípicas. Europeos y norteamericanos avecinados en nuestro medio, jugaban futbol soccer, beisbol o basquetbol. Asimismo practicaron el polo, el salto a caballo y propiciaron las carreras a la usanza inglesa.