viernes, 24 de enero de 2020


Zion Williamson logró el último enceste de su esperado debut en la temporada regular de la NBA, mientras el público que colmaba el graderío pedía a coro su nombramiento como el Jugador Más Valioso.

Luego, la primera selección general en el draft de la NBA se marchó al banquillo, por disposición del personal médico. Williamson miró cómo el partido se les escapaba a los Pelicans.

El cántico del público en el Smoothie King Center cambió entonces a: “Queremos a Zion”.

Williamson coronó su debut en la NBA al anotar 17 de sus 22 puntos durante el cuarto periodo. Con ello, entusiasmó al público local, pero no consiguió darle la victoria a los Pelicans.

LaMarcus Aldridge sumó 32 puntos y 14 rebotes, DeMar DeRozan añadió 20 unidades y los Spurs de San Antonio resistieron la exhibición final de Williamson para imponerse el miércoles 121-117 a Nueva Orleáns.

Tras pasar los últimos tres meses recuperándose de una cirugía artroscópica en la rodilla derecha, Williamson dijo que observar los últimos minutos desde el banco fue “muy difícil”.

“Sinceramente, tengo 19 años y, en este momento no pensaba en la longevidad”, mencionó. “Pensaba en ganar el partido, así que fue muy complicado”.