jueves, 23 de enero de 2020

La división de peso superwelter es tan divertida, interesante e impredecible como cualquier otra en el boxeo.
Esta vez fue el inesperado dominicano Jeison Rosario quien puso de cabeza a la división de las 154 libras con un nocaut en el quinto asalto de forma totalmente inesperada sobre Julian ‘J Rock’ Williams en lo que había sido un combate muy activo y competido.
Rosario, de 24 años, ganó los cinturones unificados (FIB/AMB) el (pasado) sábado por la noche en el Temple University’s Liacouras Center.
Williams (27-2-1, 16 KOs), de 29 años, era amplio favorito en su primera defensa, pero Rosario lució tan bien como siempre y echó a perder el regreso del campeón.
Sin duda, una gran razón para el éxito de Rosario es porque se fue a un largo campo de entrenamiento por primera vez en su carrera.
Fue apenas en mayo pasado que Williams subió al trono en la división que ahora domina Rosario (20-1-1, 14 KOs).
En ese momento Williams fue a la región de donde es originario Jarrett Hurd, en Fairfax, Virginia, y lo superó en una pelea muy emocionante para tomar los dos cinturones. Toda la división era como en este momento, con los diversos cinturones repartidos entre diferentes boxeadores de calidad, sin que nadie pueda separarse del grupo.
Está Jermell Charlo, quien perdió su cinturón por decisión dividida ante Tony Harrison en diciembre de 2018 y luego lo recuperó en el undécimo round de la revancha en diciembre pasado. Veo a Charlo como el número 1 en la división porque también posee victorias sobre Erickson Lubin y el ex campeón Austin Trout. Se ha visto bastante bien, pero no está claro que sea el mejor de todos.
Williams parecía el hombre número 1 después de vencer a Hurd, y ahora algunos podrían considerar a Rosario el mejor de su clase después de su victoria con autoridas sobre Williams, aunque este ha prometido hacer válido su derecho contractual a una revancha.
Luego está Hurd, que parecía ser alguien especial cuando noqueó a Harrison para ganar el título vacante en 2017 y posteriormente superó a Trout, que nunca antes había sido derrotado, y superó al cubano Erislandy Lara.