miércoles, 22 de enero de 2020

Luego de recibir una paliza en su casa en el primer partido de la final, los Toros del Este viajaron a Santo Domingo tranquilos, pues sabían que las cosas apenas comenzaban.
Luego de jugar 11 entradas el martes, y empatar la serie a un triunfo por bando, el protagonista de la victoria explicó qué hicieron para mantenerse positivos.
“Sabíamos que iba a venir mucho público, nos mantuvimos unidos como equipo dándonos apoyo, en la unión está la fuerza dice la palabra de Dios y eso logramos”, dijo Jeimer Candelario a redactores de Hoy luego de conectar un cuadrangular de dos carreras en la parte alta de la 11era entrada que aportó la ventaja necesaria para los Toros derrotar 6-3 a los Tigres del Licey, en el Estadio Quisqueya Juan Marichal.
Candelario expresó que no le había ido bien en los primeros turnos al bate del partido, principalmente ante el abridor azul César Valdez, pero se mantuvo calmado y esperó su momento para producir.
“En los primeros dos turnos no me fue bien, pero mantuve la calma y al final pude aportar mi granito de arena”, comentó el caballeroso jugador.
Candelario expresó que la victoria ayuda a mantener el ánimo en alto aunque aclaró que nunca perdieron la concentración y que por eso pudieron salir por la puerta grande.
“Mientras estemos ganando siempre va a ser bueno para el equipo. El Licey jugó buenísimo en el primer partido No nos desconcentramos, nos mantuvimos enfocados en lo que teníamos que hacer y gracias a Dios conseguimos la victoria”, comentó Candelario al Hoy.
Habla Lino. El dirigente Lino Rivera se mostró contento por la respuesta de Candelario y Peter O’Brien.
“Ellos batearon en el momento oportuno. Esta es una victoria importante, nos mantuvimos pegados a pesar de habernos ponchado 15 veces en el juego y eso es importante”, dijo Rivera.
También dio crédito al relevo que mantuvo al Licey controlado a pesar de haber tolerado 17 carreras en el partido inaugural de la serie final.