sábado, 11 de enero de 2020


La temporada 2019 fue decepcionante para Jeimer Candelario en Detroit (.203/8 HR/32 CE), una donde sus bonos bajaron tras un importante 2018 en que se vieron reflejos de ese bateador con poder (19 HR/28 2B/54 CE) por el que los Cachorros dieron un bono de US$500,000 cuando tenía 16 años, en 2010.

Su lento arranque con el bate lo envió en mayo a ligas menores por 10 días, luego vinieron dos visitas a la lista de lesionados por hombro izquierdo inflamado y mano derecha y su campaña en el equipo grande se redujo a solo 94 partidos y otros 39 en Toledo (AAA).

Esa falta de turnos y necesidad de hacer ajustes convenció a la oficina de los Tigres de que el antesalista necesitaba trabajar en el invierno y autorizaron su integración con los Toros, tras ausentarse un año.

Candelario, nacido en Nueva York pero a quien a los cinco años sus padres lo trajeron a San Pedro de Macorís donde aprendió el béisbol y fue firmado, ha jugado un rol importante en el round robin para la arrolladora novena taurina.

Antes de la acción del viernes tenía una línea ofensiva de .347/.393/.571 en bateo/OBP/slugging, con dos cuadrangulares, tres dobles, un triple y 11 carreras impulsadas.

Un aporte de gran importancia en la postemporada para un equipo que perdió a Yamaico Navarro y a Manuel Margot.

Sin embargo, si bien no le han notificado hasta cuándo estará con los romanenses los 699 turnos que ya ha agotado en el año son una señal de que en cualquier momento podría llegar la llamada de “pare” desde Michigan.

“Estoy tratando de lo mismo que hago aquí llevarlo allá. Dar lo mejor de mí y que el Señor haga el resto del trabajo”, dijo Candelario a DL. “Yo no pongo cifras, pero sé que este año será muy importante en mi carrera”.

En Detroit ven a Candelario peleando la tercera base con el banilejo Dawel Lugo. La inicial parece reservada para C.J. Cron, que viene de un 2019 de 25 vuelacercas y 78 producidas en los Mellizos y Miguel Cabrera reservado a bateador designado.

“Me ha faltado encajar pequeñas cosas que he tenido. Ajustes que he tenido que hacer, pero por eso vine aquí nuevamente, tratando de poner esos granitos de arenas para encajar y dar lo que la gente está esperando de mí”, dijo Candelario

Un 2020 que reviste de una importancia mayúscula ya que será su antesala antes de negociar su salario en arbitraje, tras la campaña 2021. Candelario debutó en la MLB en 2016 con un breve paso en junio con los Cachorros y en 2017 jugó su primer curso completo.

En 2018 logró 2.0 victorias sobre jugador reemplazo en la versión de Baseball-Reference.