jueves, 5 de diciembre de 2019

El río suena duro y los Yanquis quieren uno o dos nuevos lanzadores estelares para el 2020.
Y la decisión es correcta porque tienen bateo de alto nivel.

Tienen su mira puesta en Gerrit Cole y Stephen Strasburg, y eso va en serio. Viene una “Guerra de papeletas” en cuestión de días. Cole promedia 33 aperturas en las últimas temporadas lo que indica que es saludable y la calidad le sobra. 
Su nuevo contrato golpeará los 250 millones de dólares.
Strasburg es “Otro duro”, que probablemente también se ponga el uniforme Yankee.