miércoles, 4 de mayo de 2022


 

Dentro de casi 10 meses un terremoto puede remenear a la Liga Dominicana de Béisbol (Lidom) y el temor no es que la estructura de sus parques, levantados en la era de Trujillo y primeros gobiernos de Joaquín Balaguer, la resistan.

El 15 de marzo próximo entrará en vigencia el derecho a los peloteros convertirse en agente libre en la pelota dominicana por acumulación de tiempo de servicio, la primera vez que ocurrirá desde que el circuito arrancó, en 1951.

Así, los Gigantes pueden enfrentarse a un escenario donde figuras como Juan Francisco, Hanser Alberto, Carlos Paulino, Carlos Peguero, Jordany Valdespín y Moisés Sierra tengan licencia para escuchar ofertas de otros clubes, siempre y cuando ellos quieran.

En las Estrellas pueden hacer lo mismo hombres como Junior Lake, Gustavo Núñez, Sócrates Brito y Wirfin Obispo. En los Toros; Yamaico Navarro, Raúl Valdés, Cristhian Adames, Fernando Abad y Jhan Maríñez. El Licey con Jairo Asencio, Emilio Bonifacio y Yermín Mercedes o las Águilas con Francisco Peña, Juan Lagares, Zoilo Almonte y Luis Valenzuela.

Así lo contempla el acuerdo laboral vigente, que cubre entre 2021 y 2026, entre Lidom y la Federación Dominicana de Peloteros Profesionales (Fenpepro).

Una vez firmado el agente libre, así sea con su equipo original, esa organización tendrá derecho sobre él por dos años, con una opción a un tercero. Si la oferta que recibe el jugador es inferior al 75% de su salario más reciente entonces obtendrá el derecho para militar en una liga en el exterior.

No todos los cabos están sueltos. De hecho, la semana pasada liga y sindicato se reunieron en dos ocasiones para coordinar la logística y tienen previsto otros encuentros en los próximos días, confirmaron fuentes a DL. Hay equipos que han expresado su temor ante el número de jugadores que podrían salir de sus plantillas, con cifras preliminares que lo ubican en hasta 80 peloteros.

El acuerdo establece que Lidom y Fenapepro se comprometen a definir antes del 15 de febrero de 2022 un reglamento para establecer los parámetros de implementación y aplicación de la agencia libre dentro de la duración del pacto colectivo.

¿Cómo se llega a la agencia libre?

El primer botón que activa la libertad de un jugador para la siguiente campaña es cumplir 65 semanas en el roster, una cifra para la que se requiere al menos siete temporadas, siempre y cuando se dispute en ellas calendario de 50 partidos.

Es un proceso que da flexibilidad a los clubes, puesto que un jugador puede estar disponible para jugar las 11 semanas que comprende un curso normal, pero dependerá de cuántas de estas el equipo lo incluya en la lista activa.

También se puede alcanzar la independencia laboral si tras ocho temporadas después de ser drafteado acumula 30 semanas en la lista de disponibles. En ese caso se le puede retrasar un año si en una temporada no figura en roster.

La opción igual aplica para aquellos con 10 años tras ser elegidos y 18 semanas en roster, pero se requiere retrasar un año si no aparece en uno de ellos en la nómina.

“Los equipos en cuya lista de reserva hayan terminado la temporada los jugadores que se declaren agentes, tendrán cada año una ventana de negociación exclusiva de sus jugadores elegibles a la agencia libre que iniciará el 15 de febrero hasta el 15 de marzo”, explica el acuerdo laboral.

 

 

 

CREDITOS  A DIARIO LIBRE