miércoles, 1 de diciembre de 2021


 

El último paro laboral en Grandes Ligas, entre agosto de 1994 y abril de 1995, fue una bendición para las ligas de invierno por el derroche de talento que pudo atraer hasta para formar Dream Team en la Serie del Caribe de Puerto Rico, si bien a los 62 dominicanos en roster les representó pérdida por US$9,364,051 de entonces (17,476,339 de hoy), de acuerdo a Baseball-Reference.

Sin embargo, el potencial cese de las operaciones esta vez, que pudiera producirse desde mañana, tiene a la pelota caribeña en una incertidumbre como si se tratara del 31 de diciembre de 1999 cuando cundía el pánico de que el efecto Y2K paralizaría las computadoras del mundo a la medianoche.

Con el fin del quinquenal acuerdo laboral que rige las relaciones entre dueños y jugadores (CBA en inglés) la noche de este miércoles la MLB puede pedir a su personal, que incluye técnicos como dirigentes y coaches, gerentes, escuchas, trainers, masajistas, Etc., que no tenga ningún contacto laboral con miembros del sindicato, es decir, los jugadores protegidos en rosters de 40 hombres.

 

CREDITOS A DIARIO LIBRE