miércoles, 8 de diciembre de 2021


 

Gustavo Núñez no es uno de los 848 dominicanos que han alcanzado las Grandes Ligas, tampoco es un hombre récord de la Lidom como Juan Francisco o Jairo Asencio, pero es una muestra más de que no hace falta las anteriores referencias para agotar una carrera interesante.

La vitrina de su hogar en San Pedro de Macorís es adornada con el anillo de campeón 2019 de las Estrellas y la medalla de bronce alcanzada por la novena dominicana en los Juegos Olímpicos de Tokio, dos artículos que resumen las emociones que ha vivido.

En unas Estrellas punteras que tienen en su infield un diamante como Jeremy Peña y a veteranos como Junior Lake y Sócrates Brito, Núñez no pasa desapercibido. Lidera el bateo del equipo (.299), es tercero en porcentaje de embasarse (.338) y ha jugado una defensa y corrido de bases (5 robos) clave en un equipo donde la ofensiva no ha sido su carta.

“Lo importante en esta liga es ganar juego”, opina sobre el gran brinco que han tomado los verdes y que los tiene a un paso de la clasificación, a pesar de que su ofensiva no ha sido la mejor.

 

CREDITOS A DIARIO LIBRE