martes, 25 de mayo de 2021


 Alex Rodríguez

Santo Domingo, RD

La mención de sus apellidos trae inmediatamente a la memoria a los dos deportes de mayor seguimiento, difusión y expansión en la República Dominicana. Ahora están juntas en uno de ellos.

La primera ha estado la mayor parte de su vida en el país, estudiará becada en los Estados Unidos psicología deportiva, su inspiración fue LeBron James y es la nieta del segundo dominicano que jugó en las Grandes Ligas.

La segunda visita por primera vez el país, estudia administración y no tuvo que ir muy lejos para encontrar su fuente de inspiración: su padre, el primer dominicano en jugar en la NBA, y su hermano, cinco veces convocado al Partido de Estrellas en esa liga.

Pero lo que sí tienen en común Ashley Rojas y Maira Horford, además de jugar con San Lázaro en el básquet superior distrital, es su inmenso deseo de llegar a lo más alto y representar al país.

“Me considero una jugadora súper entregada que deja todo en la cancha, comprometida, disciplinada y sobre todo que juega con el corazón”, dice Rojas, de 19 años, 5-8 de estatura y 145 libras, la nieta de Felipe Rojas Alou.

Entiende que más que la genética ha sido la disciplina la que le ha ayudado a desarrollarse en el baloncesto.

La admiradora de Le- Bron recibió una beca para estudiar psicología deportiva en los Estados Unidos. Es hija de Felipe Rojas, coach de los Leones del Escogido, y la señora Emely Peña.

“Mi meta es jugar profesionalmente, representando a mi país y darme a conocer a nivel mundial”, agrega la chica que ha jugado en cada categoría del deporte del aro y el balón desde su club original, el Plaza Independencia y ha tenido entre sus instructores a Rhadamés Díaz, Vinicio Muñoz, Heibel John, entre otros.

La jugadora de la parte trasera de la cancha (guard) cree que sus puntos fuertes son la visión de juego, la capacidad de encestar y su gran resistencia, aunque tiene que trabajar más en la defensa que “no me sale como quisiera”.

De su lado, Horford se ve como “una jugadora completa” que puede encestar lances de cualquier distancia de la cancha, efectiva en los libres y buena rebotera.

“Tengo la intención de alcanzar el nivel más alto del baloncesto femenino que es la WNBA”, añade la jugadora de 25 años, 6-1 de estatura y 160 libras, hija de Tito Horford y Patricia de Andrade y hermana de Al Horford.

Aunque en el actual torneo juega en las posiciones cerca del aro, su juego ha sido siempre más de frente al canasto en las posiciones de defensa tirador y delantera pequeña.

“Aquí se juega un baloncesto mucho más físico, pero estoy muy feliz de ser parte del equipo dominicano con el que siempre quise estar”, revela Horford quien comenzó a practicar el deporte a los 12 años. Nació en Brasil – donde ha sido parte de equipos nacionales en categorías menores- y además ha jugado en España y Croacia.

OPINIONES
Versatilidad

“Maira Horford es una jugadora versátil. Uno no la ve haciendo muchas cosas en la cancha y cuando termina el juego domina las estadísticas del equipo” Miguel Reyes Entrenador Capacidad. “Ashley Rojas es una atleta en todo el sentido de la palabra. No conoce el miedo al asumir responsabilidades. Puede lanzar, correr y defender a máxima capacidad”. Rafael Faneyte Cronista deportivo