viernes, 23 de abril de 2021

AFP
TOKIO, Japón

El gobierno de Japón se prepara para decretar el estado de urgencia en Tokio y otras tres regiones este viernes para frenar los contagios del coronavirus, a tres meses de la ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos.

Las medidas serán más estrictas que las del último estado de urgencia de enero, pero no contemplan estrictos confinamientos como en otras partes del mundo.

"Tenemos una fuerte sensación de crisis", dijo este viernes el ministro japonés para la respuesta al virus Yasutoshi Nishimura.

"A menos que adoptemos medidas más fuertes de las adoptadas hasta ahora, no contendremos las variantes que tienen un enorme poder infeccioso", advirtió.

Inicialmente, está previsto que el estado de urgencia que se anunciará este viernes afecte inicialmente a las regiones de Tokio, Osaka, Kioto y Hyogo.

Las nuevas medidas contemplan el cierre de los negocios de venta de alcohol entre el 25 de abril y el 11 de mayo, así como los centros comerciales y los grandes almacenes.

La prensa local asegura que la medida, que coincidirá con las vacaciones de la Semana Dorada -el periodo en que más viajes se realizan en el país- podría suponer también la supresión de algunos servicios de buses y trenes para disuadir los viajes.

Asimismo, se baraja la prohibición de espectadores en los eventos deportivos, pero las autoridades insisten en que las medidas no tendrán impacto en los Juegos Olímpicos.

En comparación con otros países, Japón se ha visto menos golpeado por la pandemia, con menos de 10.000 muertos pese a que nunca ha impuesto estrictos confinamientos como en otros sitios.

Pero los casos aumentaron en invierno, cuando se decretó un segundo estado de urgencia en algunas regiones del país y han vuelto a aumentar cuando dicha medida se levantó en marzo.

Tokio registró el jueves 861 nuevos casos, unas cifras que no se veían desde enero, mientras que Osaka reportó 1.167 casos, un poco menos del récord registrado el día anterior.

Las autoridades en Osaka han señalado que la capacidad sanitaria está al máximo.

Sin embargo, la campaña de vacunación es lenta, pues hasta el momento 1,5 millones de personas han recibido la primera dosis de la vacuna y 827.000 las dos.

Por ahora, solo se ha aprobado la vacuna de Pfizer y no se espera que las de Moderna y AstraZeneca tengan luz verde antes de mayo.