martes, 16 de marzo de 2021


 Dagoberto Galán

Santo Domingo

”Fanáticos de aquí y de allá...qué tal”: El saludo de bienvenida a las carteleras hípicas en el desaparecido Hipódromo Perla Antillana y en algunas ocasiones en el actual V Centenario, era el preámbulo de una tarde hípica que producía el aceleramiento de los corazones sobre todo al momento de que su inconfundible voz gritaba “¡AAA CORRER FANÁTICOS!”.

 

La mañana del lunes trajo la infausta noticia. Simón Alfonso Pemberton, el icónico narrador de carreras de caballos y otros deportes, falleció en el hospital Cabral y Báez de Santiago donde estaba recluído con problemas pulmonares. Hace apenas unas semanas había sufrido una caída y tan reciente como el domingo pasado, Juan Carlos Albelo, productor de los Premios Gardo, le realizó un reconocimiento especial, al que no pudo asistir por su estado de salud. 

 

Romanense

Nacido en la provincia de La Romana, el 28 de octubre de 1935, Simón trascendió en la sociedad dominicana ya que logró que la hípica fuera más allá de los hípicos, con la emoción que imprimía a cada carrera, estableciendo frases que aún se escuchan como “La curvita de la Paraguay”,  identificando la curva próxima a la citada calle, “La Torre de Marfil” desde donde transmitía y la frase que lo inmortalizó: “¡Aaa correr fanáticos!”, expresión salida de sus entrañas desde el primer día de narración en el 1963, de acuerdo a lo citado por Luis Mena García, historiador hípico y gran amigo de “El Mago”.  

A su llegada a la capital narraba juegos de béisbol y softbol, logrando atraer la atención de Edmon Elías que lo contrató para cantar, con una atractiva forma, el Bingo de la Feria. 

Las opiniones locales e internacionales han dicho presente en las redes sociales: “Simón era una persona afable que dentro de su gran popularidad era tímido. Mis relaciones con el iniciaron junto a Anthony Rios, Luis Mena, Luisito Marti cuando el “Hipi Show”, un programa que realizabamos entre carrera y carrera. El contenido eran canciones con Anthony, humor y orejas para los hípicos jugadores.

De ahí hicimos un equipo de de softbol, Actualidad Hipica, para hacer intercambios y Simón era manager. Fue gran amigo, tenía una vena peculiar de humorista, pero más que todo honesto, serio y amigo”, escribió el productor y empresario Augusto Guerrero para Listín Diario.  César Daniel Medina, compañero de Simón lo recuerda con mucho cariño.

De hecho, el día antes de su caída estuvieron reunidos. “Me visitó en mi oficina el día antes de su caída. Estaba de buen ánimo, siempre lo estaba”, dijo Medina que recordó a Valentín González Rionda, Papo Moretta, Alfonso Martínez y Víctor Pérez Morillo, entre otros, como parte del equipo de transmisión de las carreras de caballos.

Por su lado, Joe Bruno Ortiz, actual narrador y comentarista del Hipódromo Camarero, de Puerto Rico, junto a Norman H. Dávila y Moncho Núñez, se expresó de esta manera: 

“La partida de Don Simón Alfonso Pemberton deja un vacío en el corazón de todos los que amamos este deporte, especialmente de la afición dominicana, que creció escuchando su vibrante voz y se contagió con la energía en sus narraciones, que ciertamente ayudaron a levantar el entusiasmo hacia el deporte hípico en su país. Muy pocos logran trascender de su entorno y Don Simón lo consiguió convirtiéndose en uno de los más grandes en la descripción hípica no sólo en su país sino en todo el Caribe y Latinoamérica.

Tuve el privilegio de iniciar en estas lides con Pito Rivera Monge, quien me hablaba de su estrecha amistad con Don Simón y de su gran labor, por lo que deseaba en algún momento conocerle. Eso ocurrió en diciembre de 2012 en ocasión de cubrir el Clásico Kalil Haché, en el Hipódromo Quinto Centenario y tuve la oportunidad de entrevistarle confirmando lo que me hablaba Rivera Monge sobre las cualidades de ser humano de Don Simón.

Estaré eternamente agradecido de esa gran oportunidad y de años más tarde haber compartido nuevamente con él en la residencia del amigo, el doctor Luis Fuentes y su esposa, junto a José Luis Méndez, Ramón “Moncho” Núñez, María Mari y Alberto Rodríguez.

Hoy decimos hasta luego a un ícono del deporte hípico dominicano y caribeño que se convierte con su partida en una leyenda a la que agradeceremos por siempre su gran aportación y ejemplo”.

 Con una trayectoria de seis décadas, Simón Alfonso Pemberton llenó toda una época con sus narraciones que incluían poner sobre nombres a los caballos, como es el caso de “El Internacional” a Sotico, “El Enmascarado de Plata”  (Black Rock), “El Papaupa” (Storm Cloud), “La Pinta” (Mazel Tov), “El Licenciado” (Felo Flores) y otros. Al momento del deceso nos preguntamos  si un Palmarés de la magnitud del mostrado en la hoja de vida de “El Mago” no merece una exaltación al Pabellón de la Fama del Deporte de República Dominicana.