jueves, 21 de enero de 2021


 Alex Rodríguez

Santo Domingo, RD

El torneo de béisbol otoño invernal ya concluyó. En­frentó múltiples casos po­sitivos del covid-19, aleja­miento de patrocinadores y reducción de su calenda­rio. Pero se hizo.

La Liga Dominicana de Fútbol tuvo menos equi­pos, menos partidos, pe­ro también proclamó a un campeón y dio continui­dad a su circuito.

Se han celebrado tor­neos internacionales y na­cionales de golf y, a pesar de las restricciones, las cuarentenas y los toques de queda, ha visto cierta actividad en medio de la pandemia.

Diez meses sin “picar”
Pero hace 10 meses que los jugadores de balonces­to no “pican” una pelota de manera organizada en ninguno de los torneos su­periores que se organizan en las diferentes provin­cias del país.

“Realmente no aguan­tamos más. Ya vamos pa­ra diez meses sin jugar. El baloncesto es una profe­sión aquí. Vivimos de es­to en comparación a otros deportistas que practican su deporte, pero tienen su trabajo o son militares ya que su deporte no genera ingresos”, dice Juan Mi­guel Suero, integrante de la selección nacional y uno de los más talentosos juga­dores del patio.

Los torneos de balon­cesto superior han estado paralizados desde el mes de marzo luego de que las autoridades decreta­ran el estado de emergen­cia debido a la pandemia del nuevo coronavirus co­vid-19.

La opinión de Eloy
“Si @lidomrd logró rea­lizar su torneo bajo los protocolos de @saludpu­blicard también la @lnbrd puede hacer lo mismo. @miderec_rd @luisabina­der nosotros queremos co­mer también y brindarles nuestro baloncesto a los fa­náticos dominicanos”, escri­bió en su cuenta de twitter hace unos días Eloy Vargas, el centro titular del equipo nacional y quien asumió las funciones de capitán duran­te el compromiso del pasa­do mes de noviembre en la “ventana-burbuja” monta­da en Punta Cana por la Fe­deración Internacional de Baloncesto, clasificatoria para la AmeriCup.

Santiago vio detenida su final del año pasado –que no llegó a iniciar- entre los equipos de los clubes Pue­blo Nuevo y Gregorio Urba­no Gilbert, mientras que el distrital disputaba los parti­dos intergrupos para luego dar paso al final de la serie regular, la semifinal round robin y la final.

A finales del 2020, Víctor Liz, capitán de la selección nacional, lideró una con­vocatoria de jugadores de Santiago en el monumento de esa ciudad para solicitar la intervención del gobier­no para que se ayude a los baloncestistas que “sobrevi­ven con el día a día, con lo que pueden ganar en cada juego para poder mantener a sus familias”.

Ni LNB ni superiores
El año pasado tampoco se pudieron organizar la Li­ga Nacional de Balonces­to, así como los torneos de Azua, La Romana, Bahoru­co, La Vega, Moca, San Cris­tóbal, Higuey, Santiago Ro­dríguez, entre otros.

“No puede ser que noso­tros siendo una de las po­tencias en América a nivel de baloncesto no hicimos una liga por lo menos de un mes. Se jugó en México, Co­lombia, Puerto Rico, Argen­tina, Brasil, Estados Unidos, Nicaragua. Y aquí como de­cimos en el barrio ni cotorra nos han dado”, agrega Juan Miguel, integrante del club Mauricio Báez y uno de los más solicitados en calidad de refuerzo para los torneos de las provincias.

A principios de diciembre, el presidente de la Federación Dominicana de Baloncesto, Rafael Uribe, dijo a Depor­tes del LISTÍN DIARIO que se iban a iniciar los contactos para evaluar la situación y tra­tar de poner en marcha de al­guna manera los torneos de Santiago y la capital.

Lo que dijo Gerardo
“Hay muchos jugado­res pasando las mil y una. Necesitamos esa ayuda al igual que los artistas, al igual que los propietarios de algunos negocios, al igual que todo el que ha re­cibido una ayuda en estos momentos tan difíciles”, colocó en su Instagram Ge­rardo Suero, otro de los es­telares jugadores criollos, a la vez que realizaba un vehemente llamado a Uri­be, el ministro de depor­tes Francisco Camacho y el presidente Luis Abinader.

“No hemos tenido ningu­na ayuda hasta el momen­to. Algunos países hicieron su liga con una especie de burbuja, pero aquí no pu­dimos. La falta de práctica merma el talento, tenemos que mantenernos activos. Esperamos que los balon­cestistas recibamos alguna ayuda ya que lo que guar­dábamos para el futuro tu­vimos que gastarlo ahora. Todos estamos necesitados en este momento”, dice Ma­nuel Guzmán.

SEPA MÁS
Burbuja y característica
Puerto Rico.

En la denominada Isla del Encanto, el Balon­cesto Superior Nacional (BSN) organizó un tor­neo bajo el formado de burbuja durante el mes de noviembre que coin­cidió con la ventana de la FIBA Americas con miras a la clasificación para la Americup.

Dificultad.
Debido a la naturale­za del baloncesto con el constante roce de los ju­gadores es uno de los deportes con mayores obstáculos para desarro­llarse en medio de una situación sanitaria como la provocada por la epi­demia del nuevo coro­navirus Covid-19.

Fuera.
Muchos jugadores pu­dieron salir del país pa­ra participar en diferen­tes torneos en el exte­rior, pero la gran masa de aquellos que ven ac­ción en los torneos su­periores de las distintas provincias “se fueron en blanco”.