jueves, 10 de diciembre de 2020


 

Marcell Ozuna forma parte del material más costoso disponible en el mercado de la agencia libre. Es la respuesta para un equipo que busque un fino bateador de poder con elevada capacidad para embasarse y que pueda jugar en los jardines.

El de Boca Chica acaba de cambiar a la agencia a CAA Sports y ya lleva cuatro, incluyendo la de Scott Boras, con apenas dos años de agencia libre. En su entorno aseguran que sus aspiraciones son de un pacto que le garantice al menos US$100 millones, tras una campaña en la que fue a recuperar crédito en el mercado y colocó unos números asombrosos (.338/.431/.636, 18 HR y 56 CE).

Ozuna ha tomado el camino contrario a Carlos Santana, que se aseguró temprano con una extensión. Un ejemplo que ven jóvenes como Fernando Tatis III, Juan Soto y Rafael Devers.