lunes, 23 de noviembre de 2020


 

SANTO DOMINGO. La primera semana de la temporada terminó con dolor de cabeza para la Liga Dominicana de Béisbol Profesional y se agudizó el domingo cuando tuvo que mantener a los Tigres del Licey suspendido y día a día por otros casos positivos del coronavirus.

La lluvia por un lado y la pandemia por otro mantenían tensa a la Liga, que anoche alrededor de las 8:45 p.m. reprogramó la jornada del lunes. Hoy jugarán Leones y Toros en La Romana (7:00 p.m.), juego que debió ser en la capital y adelantó Estrellas y Águilas en Santiago, que estaba para el 2 de diciembre.

Debido a los primeros casos positivos, los Leones del Escogido encendieron las alarmas inmediatamente, “Nosotros apretamos el protocolo. Todos los jugadores de posición que están en el roster y que accionaron contra Licey y Gigantes están en una categoría que se llama contacto cercano y van a tener que usar mascarilla obligatoria en todo momento, incluso en el hotel”, dijo el gerente general del conjunto rojo, José Gómez.

Eso convenció poco al refuerzo e inicialista de su equipo, Nate Lowe. El boletín informativo de los Leones, este domingo, informó que el estadounidense “decidió hoy -el domingo- abandonar el equipo por razones personales. El jugador no se siente a salvo con los casos de COVID-19 reportados en el resto de la liga y prefiere prepararse para la próxima temporada de las Grandes Ligas”.

Todavía falta por conocer si los Gigantes estarán en esa misma condición. Eso se sabrá este lunes, cuando los exámenes sobre el virus a ese conjunto arrojen los resultados. Tigres y Gigantes tuvieron partidos por última vez el 17 y el 18 de noviembre, respectivamente.

El gerente general de los Tigres del Licey, Junior Noboa, informa que esa organización está preparada para competir en un calendario ahora más cerrado, por el binomio lluvia-virus. “Nosotros estábamos mentalmente para jugar dobles partidos”, dijo Noboa. “Pero no contábamos que se fueran a suspender tantos encuentros. Sabíamos que iba a ser una temporada de mucha lluvia”.

¿Pánico o no?

Apretar el botón del pánico está fuera, de momento, de la marcha del campeonato, luego de la terrible primera semana por la que atravesó la Liga.

Mientras se celebraba el único partido de la jornada dominical Leones-Águilas en el Estadio Quisqueya, debido a que uno se suspendió (Estrellas vs Toros del Este), la Liga sostuvo su reunión.

Pese a la espinosa situación, la Liga no ha fijado su posición del reto que deben encarar. Noboa, en tanto, está optimista en medio de la marea alta. “Yo creo que vamos a salir bien, la Liga va a salir bien, el equipo también, tenemos un buen material nativo y saldremos a ganar si logramos salir de este virus”, dijo Noboa. Su equipo lleva ya cuatro partidos suspendidos. Los Gigantes, tres.

Los casos de coronavirus no son nuevos para una liga. Ocurrió en las Grandes Ligas, en el fútbol de Europa y el mundo, al igual que en el baloncesto de la ACB. ¿Qué liga reconocida tuvo una marcha indetenible? Solo la NBA

El Escogido, como de costumbre innovador en varios aspectos del negocio desde los tiempos de su expresidente Daniel Aquino, fue el primero en advertir que tendría una “burbuja”, aunque tal como corrige Gómez, más bien se trata de “una concentración”. Y es cierto. En la burbuja nadie debe de salir, tampoco entrar, salvo período de cuarentena.

“Todos los jugadores están viviendo en el hotel. Los nuestros están controlados con reglas bien estrictas”, dice Gómez.

Sucede algo diferente en el caso del Licey, que tiene “dos hoteles donde se quedan los peloteros nuestros y los que son de la capital se quedan en sus casas”, apunta Noboa.

 

 

CREDITOS A DIARIO LIBRE.