jueves, 12 de noviembre de 2020


 

¿El primer cubano en 32 años o el tercer peraviano en menos de dos décadas? La Asociación de Escritores de Béisbol de América (BBWAA en inglés) da a conocer esta noche los resultados de las votaciones al premio Jugador Más Valioso y en la Liga Americana el galardón puede terminar en manos de pelotero con nombre bíblico, que en español requiere acento en su última vocal.

José Dariel Abreu (Cienfuego, 1987) y José Ramírez (Baní, 1992) terminarán con los nervios antes de las 8:00 pm. Uno para descorchar, aunque al perdedor no le sobrarán razones para dar al 2020 como un gran año en el terreno.

Esto a menos que el intermedista de los Yanquis, DJ LeMahieu, no se meta.

Abreu, inicialista de los Medias Blancas de Chicago, “sometió” su seria candidatura al más prestigioso premio individual anual que se entrega en la MLB en cada liga con una línea ofensiva de .317/.370/.617 en promedios de bateo, embasarse y extrabases, con 19 cuadrangulares, 60 vueltas remolcadas (líder) y 2.6 victorias sobre jugador reemplazo (WAR) en la versión de FanGraphs. Son las primeras estadísticas que el votante toma en cuenta antes de pasar a considerar el valor posicional del jugador.

La bandera cubana solo aparece en dos ocasiones en la lista de ganadores del premio, que se empezó a otorgar en 1911. Se trata de Zoilo Versalles (1965, Mellizos) y José Canseco (1988, Atléticos).

Abreu era el referente de poder de la novena cubana hasta que en agosto de 2013 salió en una lancha hacia Haití, donde asentó residencia y pasó a entrenarse en la República Dominicana. En octubre de ese año los Medias Blancas lo firmaron por un contrato de seis años y US$68 millones y al año siguiente debutó en el Big Show con visita al Juego de Estrellas y ganó el premio Novato del Año con una línea de .317/.383/.581 con 36 jonrones y 107 vuelacercas.

El cuarto lugar en la votación al MVP de ese año es lo más cerca que ha llegado del premio.

El caso de La Para

Ramírez queda por debajo en la mayoría de casillas con respecto a Abreu, salvo en WAR, donde lideró la liga con 3.4. El antesalista de los Indios terminó a todo tren, lo que le ayudó a colocar una línea de .292/.386/.607, con 17 vuelacercas y 46 remolques.

Su candidatura ganó atención gracias al desempeño en septiembre cuando en 23 partidos bateó para .366/.453/.841 y consiguió 10 de sus palos de cuatro bases y 24 remolques.

Ramírez, finalista en las votaciones en 2017 y 2018, se convertiría en el tercer jugador nacido en la provincia Peravia que se lleva la distinción en lo que va del siglo XXI. Ya lo hicieron Miguel Tejada (2002, Atléticos) y Vladimir Guerrero (2004, Angelinos).

LeMahieu (California, 1988) lideró la liga en bateo (.364), OBP (.421) con un slugging de .590 en un curso donde envió 10 pelotas sobre la verja, remolcó 27 y terminó con 2.5 WAR.

Ramírez busca unirse a George Bell (1987), Sammy Sosa (1998), Tejada, Guerrero, Alex Rodríguez (2003, 2005, 2007) y Albert Pujols (2005 y 2008) entre los dominicanos que han ganado el premio. NPN