martes, 13 de octubre de 2020


 

LeBron Raymone James Sr. prefiere prestar poca -o nada- de atención a lo que dejar un legado se refiere, aun cuando en sí deja uno, lo prefiere o no.

El pasado domingo, al ganar su cuarto título de la NBA, James selló una de esas hazañas que merecen especial atención en la historia del deporte. Por varios puntos: Una temporada marcada por el fallecimiento de su amigo, Kobe Bryant; por las luchas raciales, por la pandemia y en consecuencia el encierro de la burbuja en Lake Buena Vista, Orlando (Florida).

Aunque no piensa en el legado, James dejó algo claro y es que pidió su “m... respeto”, en especial a sus críticos, incluidos los de Los Angeles, por aquello de que no se fijan en lo que ya ha realizado.

 

CREDITOS A DIARIO LIBRE